Français
Uhuru Movement   |   The March Spear is here! >> Order a bundle

Special Feature: APSP-USA 5th Congress

Reporte Político al Quinto Congreso del Partido Socialista del Pueblo Africano

Reporte Político al Quinto Congreso del Partido Socialista del Pueblo Africano

El Partido Socialista del Pueblo Africano (APSP) saluda a este tan esperado y demorado Quinto Congreso. Este es un Congreso exigido por la extrema crisis por la que atraviesa el imperialismo y por la incre ble transformaci n de nuestro Partido. Hemos hecho grandes saltos en nuestro desarrollo pol tico y en nuestra pr ctica cotidiana que hace necesario celebrar este Congreso para unificar a todo el partido y consolidar nuestro entendimiento y direcci n. Los Imperialistas No Podr n Detener La Ola de Liberaci n Nacional La lucha post- colonial de los pueblos y pa ses en contra del poder blanco imperial, representa los eventos definitivos del mundo actualmente. Estas son luchas para revertir el veredicto del imperialismo y desmantelar la historia imperial de los ltimos 600 a os que han creado la actual configuraci n pol tica, econ mica y social del mundo. Estas luchas han alcanzado masa cr tica y han desafiado al imperialismo como se merece, como si no hubiera nada que los imperialistas pudieran hacer para detener esta ola de resistencia que representa el verdadero progreso en los asuntos de la humanidad. Las viciosas guerras de ocupaci n en Irak, Afganist n, y hoy extendidas a Pakist n; el terror genocida dirigido al pueblo rabe de la Palestina ocupada, en defensa del ileg timo estado colonial blanco nacionalista de Israel que muy apenas descansa en los territorios robados; la ocupaci n de las Naciones Unidas, y la directa ocupaci n imperial de los Estados Unidos, sobre la hist ricamente saqueada y perseguida Hait ; los continuos esfuerzos subversivos para socavar los movimientos hacia la independencia y la democracia social a lo largo de Sur Am rica- ninguno de estos esfuerzos imperialistas tendr n xito en cambiar el curso de la Historia, que dentro del Partido Socialista del Pueblo Africano hemos caracterizado como la era de la Ofensiva Final en contra del imperialismo. Las continuas amenazas y golpes de pecho por parte de los Estados Unidos en contra de La Republica Democr tica del Pueblo Coreano y La Republica Isl mica de Ir n, no lograr n detener la marcha de la historia, sin importar el futuro inmediato de esos reg menes, los cuales debemos defender de la agresi n Estadounidense. Ni el Orden de EEUU en frica (U.S. frica Command AFRICOM), o el incre ble despliegue de agresiones contra frica -de las que est siendo objeto en la actualidad y atrav s de su historia colonial y neocolonial- por parte de los Estados Unidos, tendr n xito en mantener el yugo de muerte contra frica y su futuro. Cada vez m s los Pueblos del mundo reconocen que las fanfarroner as y maquinaciones de los Estados Unidos no son m s que desesperadas, casi hist ricas maniobras de una bestia moribunda, o como los eruditos imperialistas suelen decir- un imperio en declive. No existe evidencia m s grande de la desesperaci n imperialista, que la selecci n de Barak Hussein Obama como presidente y el m s alto representante p blico del imperialismo hacia el mundo, por parte de la clase blanca en el poder. Cada vez m s, el esfuerzo de esconder al imperialismo y ponerle cara de esclavo est siendo reconocida por los pueblos por lo que es: un ingenuo acto de desesperaci n. Sin embargo, aunque las luchas por los pueblos del mundo en contra del imperialismo son una potente amenaza a sus cimientos, por lo general, la mayor a de estas luchas no est n conscientes de su conectividad. Muchas veces, estas luchas se generan por las condiciones brutales de existencia impuestas por el imperialismo-, forzando a los pueblos a levantarse como un acto de auto-defensa. El Partido es la Fuerza Anti- Colonial de Estos Tiempos El trabajo pol tico de nuestro partido es informado por nuestro entendimiento que el capitalismo, el sistema social del imperio moderno, tiene su origen en la esclavitud, el bandidaje y el colonialismo. Para los Pueblos oprimidos del mundo, incluyendo al Pueblo Africano, esto es lo que define nuestra existencia com n y es lo que se lucha en contra en todos los continentes. El trabajo del Partido Socialista del Pueblo Africano (APSP) es lo que le da coherencia a la lucha en contra del imperialismo y tiene que ser entendido por todo el partido y nuestro movimiento aunque sea solo por ese motivo. En febrero de 1997, en el Cuarto Congreso de nuestro Partido que se llev acabo en San Petersburgo, Florida, defin al (APSP) y su significado para la clase obrera Africana con nuestro credo te rico- El Internacionalismo Africano: -Hoy, el pueblo obrero y campesino Africano, en el Partido Socialista del Pueblo Africano (APSP), tiene a su propio partido revolucionario que es consciente de su misi n y que esta luchando para acumular fuerza y posici n.- -Es un partido anticolonial de todo el pueblo. Nuestro partido tiene sus ra ces en la clase obrera/ campesina Africana, la cual representa la fuerza social m s consistentemente revolucionaria dentro de las fronteras Estadounidenses. Es con el liderazgo de la clase obrera/ campesina y bajo sus intereses, que la lucha se tiene que librar para lograr una conclusi n revolucionaria.- -Es un partido Socialista. Consciente de su lucha contra el colonialismo como parte y parcela de la pugna mundial para destruir este sistema par sito social, construido por la esclavitud, el genocidio y el colonialismo, basado en la propiedad privada y el control privado de los recursos de todo el mundo por unos cuantos hombres y estados ladrones, a expensas de la vasta mayor a de la humanidad. Inclusive la pobreza y desdicha de los pueblos oprimidos del mundo, incluyendo al pueblo Africano, tienen su base en esta relaci n de parasitismo. -Es un partido internacionalista que comprende que el aprieto hist rico del pueblo Africano, en frica y alrededor del mundo, es parte de un proceso de vivir a costillas de otros, impuesto por Europa al resto del mundo. Tambi n comprendemos que la lucha por liberar y unificar frica y a su gente es una parte integral de los esfuerzos de los pueblos del mundo para derrotar al imperialismo par sito. -Es un partido revolucionario que comprende que la liberaci n y unificaci n de frica, la derrota del colonialismo, y la victoria del socialismo solo puede ocurrir con la destrucci n total del capitalismo paras tico imperialista por la clase obrera aliada al campesinado y con las masas trabajadoras de todo el mundo.- -Estas caracter sticas del Partido Socialista del Pueblo Africano (APSP) representan una fuerza incre ble de la clase obrera Africana. Esto significa que antes de que la crisis del imperialismo se muestre como una lucha revolucionaria por las masas concientes Africanas, la clase obrera ya cuenta con un su propio partido, consciente de sus intereses de clase y acumulando todo lo necesario para completar la revoluci n de los 60 s. -Estamos aqu a pesar de todos los esfuerzos del imperialismo Norte Americano de destruir todo potencial de desarrollo de una revoluci n Africana dentro de sus fronteras. No hubo modo de que el sangriento imperialismo Norte Americano se hubiera imaginado que aunque mientras intentaban destruir todos los remanentes de la Revoluci n Negra de los Sesentas, un proceso revolucionario se estuviera desarrollando en sus propias narices, en el Partido Socialista del Pueblo Africano (APSP).- -Pero ese fue el caso. Hoy 25 a os despu s, estamos presentes para iniciar la ofensiva final contra el imperialismo internacional encabezado por el imperialismo Estadounidense.- Claro est que en esta poca en la que vivimos y luchamos, cuando el imperialismo se enfrenta a contradicciones formidables, nuestro partido, con 38 a os de existencia, con entusiasmo reafirma su compromiso con la liberaci n del frica y su reunificaci n socialista. La presente era pone en los hombros del destacamento avanzado de nuestra clase y de nuestra naci n dispersada, la responsabilidad de mostrar la l nea a seguir, gui ndonos a la victoria. Es muy claro que la historia de nuestro partido, la claridad de nuestra avanzada teor a revolucionaria y lo correcto de nuestra l nea pol tica ha preparado al Partido Socialista del Pueblo Africano, m s que cualquier otra organizaci n, para esta tarea. Sin embargo, para poder cumplir con la misi n hist rica que nos ha impuesto nuestra clase social, debemos profundizar nuestra preparaci n para caminar hacia la victoria durante esta era hist rica de la ofensiva final contra el imperialismo. El Partido Socialista del Pueblo Africano es Heredero de Marcus Garvey En muchas formas el (APSP) continua el legado del movimiento de los a os de 1920 de Marcus Garvey y su organizaci n, The Universal Negro Improvement Association (UNIA), con una membres a de 11 millones de Africanos. Por siglos el frica y sus hijos dispersados han sufrido ataques concentrados por parte del imperialismo. Estos ataques han resultado en la dispersi n forzada de millones de personas, mientras que nuestra madre tierra, El frica, ha sido capturada y dividida para facilitar el saqueo de sus recursos. Fronteras falsas han sido erigidas para detener nuestra resistencia al colonialismo. Esta agresi n imperialista ha hecho de frica un factor esencial para el desarrollo del capitalismo como econom a mundial que enriquece a las minor as blancas europeas, norte americanas y de otros lugares, a expensas del frica y los pueblos del mundo. Este proceso de esclavizar al frica y a su pueblo, junto con el despilfarro y saqueo del resto del mundo, consolid a la Uni n Europea y le dio una identidad com n reaccionaria que forma la base material de sus riquezas robadas y al sistema social basado en la esclavitud y el colonialismo. En pocas palabras, la consolidaci n de la naci n europea y de la econom a capitalista internacional, viene a consecuencia de la agresi n sobre la unidad del frica y los Africanos. En 1914, casi 500 a os despu s de la primera agresi n europea contra frica y 30 a os despu s de la conferencia de Berl n, la cu l facilit la divisi n de frica y en consecuencia, su explotaci n, la Universal Negro Improvement Association (UNIA) y La Liga de Comunidades Africanas, se estableci bajo el liderazgo de Marcus Garvey. La UNIA lanz la resistencia internacional anticolonialista y el movimiento para unificar a los Africanos en un esfuerzo concertado para liberar y reunificar a la madre tierra al igual que a la naci n esclavizada y dispersada Africana. Bajo el lema, - frica Para los Africanos en Casa y en el Extranjero- la UNIA reuni a 11 millones de miembros y simpatizantes en la organizaci n anti- imperialista m s grande del mundo. La UNIA logr consolidar a Africanos en frica y alrededor del mundo en una sola organizaci n bajo un centro y liderazgo nico. Esto sucedi a inicios del Siglo XX cuando la resistencia mundial al colonialismo imperialista crec a, y mientras que los pa ses imperialistas combat an la Primera Guerra Mundial para dividir de nuevo a los pueblos subyugados y colonizados entre s mismos. Esta fue una era de gran solevantamiento. La guerra Europea para dividir al mundo de nuevo, conocida como la Primera Guerra Mundial, estaba desconcertando el balance del poder en Europa. La primera guerra imperialista retaba las nociones de identidad europeas otorgadas a los diferentes europeos durante el Congreso de Viena de 1814-1815 que fue utilizada para dibujar de nuevo las fronteras europeas despu s de las guerras Napole nicas. En la Conferencia de Berl n de 1884- 1885, Europa estableci las fronteras modernas de frica para que pac ficamente los diferentes poderes europeos pudieran repartirse el territorio Africano para satisfacer su insaciable apetito por materias primas, mano de obra esclavizada y mercados econ micos, sin el riesgo de una guerra europea. Fue durante este periodo de tremendos cambios pol ticos y sociales que la UNIA ascendi a prominencia. Marcus Garvey desaf o el veredicto imperial que hab a definido al Pueblo Africano basado en las identidades y necesidades de nuestro colonizador. Garvey reclam la identidad Africana para todos nosotros, y con ello, desarroll una l nea pol tica que verdaderamente reconoc a la naturaleza de nuestra opresi n y explotaci n y que nos indicaba el camino a seguir para nuestra liberaci n. El Pan-Africanismo Representaba a los Peque os Burgueses; Garvey Encabezaba a la Clase Trabajadora/ Obrera/ Campesina Durante este periodo de ascenso para Marcus Garvey, ya exist an otros movimientos Africanos que se dec an motivados por ideales progresistas, inclusive muchos de ellos se autodenominaban comunistas y socialistas, pero en realidad, casi todos lucharon contra Garvey por que se miraban luchando por una emancipaci n del Pueblo Africano burgu s dentro de las fronteras y definiciones creadas por los imperialistas. Esto tambi n se puede decir de los Africanos que buscaban la asimilaci n y de otros que simplemente se capitularon frente al sistema capitalista existente y al imperialismo, al igual que, de los Pan- Africanos que muchas veces, en unidad pr ctica y con la asistencia de los imperialistas, se organizaron en un movimiento pol tico para oponerse a Garvey. Hay que tener en mente que el movimiento Pan-Africano fue fundado por un sector Africano peque o burgu s, que pol ticamente se alineaba con el capitalismo liberal imperialista dentro de los Estados Unidos. Este sector estaba dispuesto a reconocer la relaci n mundial de todos los Africanos, pero no era capaz de reconocer a esos mismos Africanos como parte de la misma naci n Africana que fue dispersada y que se tenia que liberar y unir f sicamente. Se rehusaban a reconocer la necesidad de luchar en contra del poder blanco imperialista para establecer una sola naci n y estado, un requisito para liberar y desarrollar las fuerzas productivas para el progreso de frica. A os despu s, Africanos realmente progresistas como Kwame Nkrumah se adscribieron a lo que ellos llamaban tambi n Pan- Africanismo, pero claro est que este Pan- Africanismo era diferente al de W.E.B DuBois y al de la Asociaci n Nacional para el Desarrollo de la Gente de Color (NAACP). Nkrumah, Patrice Lumumba, Walter Rodney y Mangaliso Sobukwe eran una anomal a dentro del Movimiento Pan- Africanista porque sus posiciones pol ticas claramente los alineaba con el Internacionalismo Africano. Se puede decir que la influencia Pan- Africanista llevo a Nkrumah, Lumumba, y Sobukwe al desastre pol tico inclusive hasta a la muerte. Sin la fortaleza de un Partido Revolucionario compuesto por la clase trabajadora/ obrera/ campesina, Nkrumah fue depuesto en un golpe de estado- apoyado por los Estados Unidos en Ghana, y Lumumba fue asesinado por las fuerzas imperialistas en el Congo y Sobukwe encarcelado en la Azania Ocupada. Esto b sicamente nos ense a un punto esencial de lo inadecuado que es el Pan- Africanismo; permite que todo aqu l que se hace llamar Pan- Africanista lo sea, as sea un reaccionario o un revolucionario. Hay que mencionar que bajo el liderazgo de Marcus Garvey, la UNIA, tambi n fue notable por su inclusi n de las masas trabajadoras como miembros y l deres. Esto fue un departo de la tradici n de los asimilistas y de otros que hab an creado el movimiento Pan- Africano. Esencialmente los Pan- Africanistas eran intelectuales sin base social hasta que, junto con otros que se opon an a Garvey, y que estaban en una alianza t ctica con el gobierno Norte Americano, lograron destruir al movimiento de Garvey y en consecuencia establecieron sus propios movimientos llam ndose los herederos de Garvey. El movimiento de Garvey se desarroll y logr florecer durante una poca donde todo el mundo participaba en un serio debate sobre la identidad que fue desatada por las mismas pugnas internas entre los imperialistas que intentaban sacarle ventaja a sus adversarios para adquirir la mano de obra esclavizada, los mercados internacionales, y las materias primas. Garvey introdujo a los Africanos a este debate en un movimiento audaz hacia la liberaci n y adquisici n de una naci n y estado Africana. Su movimiento requer a que todo Africano alrededor del mundo reconociera que el frica era nuestra madre tierra nacional, y que eso requer a nuestra acci n colectiva y organizada para liberarla y unificarla en un estado- naci n consolidada Africana. Muchos- disque progresistas- son ambivalentes sobre el significado del movimiento de Garvey, y muchos m s prefieren recordarlo como un descompuesto mental y burgu s nacionalista. Pero esto es nada m s que una medida de su fidelidad al imperialismo. La validez del movimiento de Garvey se puede medir por dos hechos. Form parte del movimiento internacional contra el colonialismo y por la liberaci n nacional y en el hecho de que la organizaci n y el peri dico dirigido por Garvey influy a muchos de estos movimientos internacionales. Notables l deres de esa poca como Ho Chi Minh del Vietnam, Sun-Yat Sen de China, Emiliano Zapata y Pancho Villa de M xico, Farabundo Mart de El Salvador, y Augusto C sar Sandino de Nicaragua, solo para nombrar algunos que lograron su liberaci n nacional y quitarle el control de sus pa ses de las manos avaricias de los imperialistas. Ninguno de estos l deres y movimientos fueron m s significativos que Marcus Garvey y la UNIA que el engendr . El Internacionalismo Africano Avanza el Movimiento de Garvey y Define al Imperialismo en Crisis El trabajo de nuestro partido est basado en las presunciones fundamentales del movimiento de Garvey. Reconocemos que nuestra lucha contin a siendo una para revertir el veredicto imperialista y que somos un solo pueblo, una naci n dispersada alrededor del mundo cuya madre tierra, el frica, contin a sufriendo bajo el control directo e indirecto de los explotadores imperialistas. El Partido Socialista del Pueblo Africano (PSPA), con nuestra teor a cient fica del Internacionalismo Africano, ha avanzado el entendimiento del movimiento de Garvey y somos los Garveyistas- los Africanos fundamentalistas del Siglo 21. Con el nacimiento del PSPA, hemos resuelto uno de los problemas fundamentales en la lucha por la liberaci n genuina del frica y del pueblo Africano. Le hemos aportado a nuestra lucha una teor a s lida, cient fica y avanzada, al igual que con una l nea pol tica y estructura partidaria correcta. Requisitos esenciales para la liberaci n y unificaci n del frica y de los Africanos dispersados por todo el mundo. La Victoria est en la mira y la muerte del imperialismo se aproxima. Nuestra teor a nos ha ayudado a comprender y a luchar en contra del imperialismo durante esta poca de inestabilidad y crisis. Es nuestra fidelidad al internacionalismo Africano lo que nos protege de la espontaneidad que caracteriza al movimiento Africano de Liberaci n Nacional. La teor a nos permite tener un punto de vista a largo plazo y para desarrollar nuestras estrategias basadas en el reconocimiento sobre la naturaleza del imperialismo y la correlaci n de fuerzas en cualquier momento dado. Durante a os, muchos de los que hoy participan dentro del Movimiento de Liberaci n Nacional del Pueblo Africano, o lo que se hace pasar como un Movimiento de Izquierda o Comunista, temblaban de miedo con las fanfarroneadas del r gimen fomentador de la guerra de George W. Bush, nosotros dentro del Partido pod amos decir con certidumbre que esa postura guerrerista, era la postura de un sistema imperialista moribundo que cada d a siente m s sus p rdidas frente a los Pueblos y pa ses que luchan por reconquistar su soberan a y sus recursos de los que el imperialismo depende para sobrevivir y prosperar. La desesperaci n imperialista no es algo que naci hoy, ni tampoco la descubri nuestro Partido con la elecci n de George W. Bush a la cabeza del gobierno depredador imperialista de los EEUA. Hace a os, en septiembre de 1981 durante el Primer Congreso de nuestro Partido celebrado en Oakland, California, explicamos c mo la crisis imperialista se representaba en ese tiempo. En el Resolutivo Principal de ese Congreso, titulado Un Nuevo Comienzo: El Camino al Socialismo y la Liberaci n Negra , pudimos declarar: -El presente periodo en el que vivimos esta caracterizado por las luchas y victorias de los Pueblos colonizados, semi-colonizados y dependientes, contra el capitalismo mundial, guiado por el imperialismo de EEUA. Tambi n es un periodo caracterizado por los intentos del capitalismo mundial, guiado por el imperialismo estadounidense, de lanzar una contra ofensiva salvaje para aplastar las luchas y victorias de los Pueblos que luchan por su liberaci n nacional, independencia pol tica y justicia social y econ mica. -Y aunque estas luchas se han manifestando por varios a os, y se han incrementado desde la segunda guerra imperial, han tenido serias implicaciones para el capitalismo mundial en este periodo moderno. La independencia ganada por los estados fundados por el colonialismo como lo es Ghana, Kenya, Uganda, Sudan, Congo, Nigeria, etc. en el continente de frica; La independencia ganada por la India, Burma, Pakist n y la mayor a de Sur Am rica fue una independencia contra el colonialismo directo. Fue una independencia pol tica de nombre, que dej a los pueblos dominados econ micamente por sus previos verdugos, y actualmente por los Estados Unidos. Fue una independencia bajo un nuevo tipo de colonialismo, un poco oculto, esencialmente un nuevo colonialismo econ mico; un neocolonialismo... ...-Sin embargo, la nueva corriente libertadora de los Pueblos y pa ses dependientes se puede caracterizar como la lucha contra esta nueva forma de colonialismo o neocolonialismo, y en turno, esto representa la nueva poca de la lucha contra el capitalismo mundial, guiado por el imperialismo estadounidense. -Esta poca de luchas y victorias contra el neocolonialismo y la dependencia, representa la tendencia revolucionaria m s importante del mundo moderno. Es una poca que finalmente est lanzando a la humanidad al umbral del Socialismo internacional por que representa un desaf o a los cimientos sobre los que el capitalismo est construido. -Esta poca de luchas y victorias contra el neocolonialismo y la dependencia, directamente amenaza a la acumulaci n primitiva, o la acumulaci n de capital sin el capitalismo, que fue lo que construy al capitalismo moderno, y con el cu l no puede sobrevivir en su estado presente.- Desde su inicio, el Partido Socialista del Pueblo Africano (PSPA), heredero de la gloriosa trayectoria de resistencia Africana, ha luchado para rebasar todo obst culo y reto que ha estorbado la emancipaci n de nuestro pueblo brutalmente oprimido y explotado. El Internacionalismo Africano Nos Ense a el Camino a Seguir El Internacionalismo Africano es una teor a que no s lo explica al mundo presente, sino que tambi n explica el lugar y futuro de los africanos en l. Reconoce que el capitalismo, engendrado como un sistema econ mico mundial, tiene su origen en el ataque a frica y en el intercambio de cautivos africanos al igual que la salvaje embestida europea al resto del mundo. Fue esta salvaje embestida contra frica, Asia y las Am ricas que levant a Europa de un lugar repleto de enfermedades y tribus guerreristas a un nivel dominante en el mundo. Hoy en d a, Europa es habitada por personas que son definidos y retados por el hecho que reciben su sentido com n del sistema par sito capitalista que los pone directamente en oposici n al resto del mundo del cual depende su vida econ mica. El Internacionalismo Africano reconoce que el proceso de esclavitud y saqueo que consolid la econom a pol tica europea, su identidad nacional y el bienestar general de los europeos, es el mismo proceso que es responsable de la miseria, las divisiones y la explotaci n del pueblo africano y el resto de los pueblos del mundo. El Internacionalismo Africano es una teor a cient fica verificable; como se puede observar en la siguiente pregunta, - Pudiera haber ocurrido el capitalismo y la resultante riqueza europea y el empobrecimiento Africano sin la agresi n contra frica, su divisi n, su esclavitud y la dispersi n de su pueblo por todo el mundo, sin el colonialismo o el neocolonialismo? La respuesta es, - No! No! No!, mil veces No!. Carlos Marx dijo no , a n cuando el verdadero significado de esta pregunta se le escap . Y es que, la respuesta expone a las teor as superficiales que intentan explicar el nacimiento del capitalismo y las condiciones comparativas que separan a Europa del resto del mundo. Como internacionalistas Africanos comprendemos que el capitalismo es un par sito por naturaleza y que su aparici n coincide con el comienzo de una econom a mundial basada en la dial ctica de las naciones opresoras y naciones oprimidas. Comprendemos que todo blanco, sin importar su estatus de clase social o su estado de vida, disfruta de los beneficios par sitos de la naci n opresora. Y aunque es verdad que dentro de la naci n opresora tambi n existen contradicciones particulares por su din mica interna, sigue siendo ver dico que todo blanco ocupa un lugar dentro de la naci n opresora, sea hombre o mujer, trabajador o patr n, heterosexual u homosexual. A causa de que la estructura del sistema econ mico mundial fue construido bajo un pedestal de la brutal explotaci n de los Africanos y de otras naciones oprimidas, el centro de la lucha de clases no se encuentra entre los trabajadores y patrones de la naci n opresora , sino entre las naciones oprimidas y las naciones opresoras. El 19 de julio de 1929, V.I. Lenin, l der de la Revoluci n Rusa de 1917, hizo una exposici n frente al Segundo Congreso de la Tercera Internacional Comunista, que reflej el impacto que estaban teniendo los movimientos de liberaci n nacional y el Movimiento de Garvey, en la conciencia de los europeos que hasta este punto hab an ignorado nuestro significado. Encarado por las acciones de los pueblos del mundo y su creciente clamor por liberarse del imperialismo, Lenin fue forzado a concluir que, -El imperialismo mundial caer cuando la embestida revolucionaria por los trabajadores oprimidos y explotados en cada pa s logren superar la resistencia de elementos peque o burgueses y la influencia de la alta corteza de arist cratas laborales, y logren fundirse con la embestida revolucionaria de los centenares de millones de personas, que hasta ahora, se encontraban fuera del significado de la historia, simplemente reconocidos como objetos de la historia.- El hecho de que Lenin se equivoc en su estimaci n de la importancia de los trabajadores de los pa ses capitalistas industrializados para derrotar al imperialismo no es tan importante como el hecho de que l, al igual que otros, fueron forzados por el poder creciente de nuestro movimiento a reconocer que nuestra reinmersi n en la historia es un precursor para derrotar al imperialismo. Gracias Garvey. El nico liderazgo leg timo en la lucha contra el capitalismo mundial proviene de las masas trabajadoras dentro de las naciones oprimidas. Igualmente, la nica fuerza leg tima y cient ficamente capaz de liderar a la Revoluci n Africana, es la clase trabajadora Africana. En corto, es la lucha de los trabajadores de las naciones oprimidas la que ser el factor decisivo para derrotar al capitalismo dentro de las naciones opresoras al igual que dentro de las naciones oprimidas. El Internacionalismo Africano no es simplemente una teor a que asume la habilidad de explicar las condiciones de existencia del Pueblo Africano, tambi n es una teor a sobre el mundo que nos informa c mo es que llego a ser de esta manera, afectando al Pueblo Africano y a otros Pueblos en maneras particulares. Y aunque no somos los nicos que hemos desarrollado una teor a basada en el materialismo hist rico para explicar al mundo, lo que separa a nuestro partido es que hemos movido la discusi n a su lugar apropiado en el universo, fuera de una aula abstracta, a una explicaci n requerida para cambiar al mundo. Por amplia parte de la historia del capitalismo, engendrado como el poder blanco, ellos (los blancos) han sido los sujetos de la historia. La mayor a de nosotros, los esclavizados, los brutalizados y acallados, hemos sido simplemente objetos de la historia, mencionados solo para comprender lo importante que hemos sido para los blancos, o lo que hoy conocemos como europeos. Este punto de vista es lo que ha impedido a los m s reconocidos pensadores y fil sofos del mundo blanco reconocer nuestro significado para el mundo, inclusive al mundo blanco. Hemos sido el metaf rico Hombre Invisible. En 1867, Carlos Marx intent explicar el desarrollo del capitalismo en su trabajo seminal, Capital, y aunque sin duda su libro fue uno de los trabajos m s influyentes del siglo pasado, margino sus m s importantes puntos. Se puede decir que enterrado dentro del trabajo de Marx, existen observaciones claves que le dan credibilidad cient fica a las nociones de los Pueblos Africanos, al igual que a otros que han sido las principales v ctimas del capitalismo, y cuya emancipaci n puede determinar el futuro del capitalismo. En la parte VIII de Capital, estableciendo el origen del capitalismo y sus din micas dentro del mundo europeo, Marx dej claro que el capitalismo tiene su base en la expropiaci n forzada de grandes cantidades de valor de los Africanos y otros. - Hemos visto c mo el dinero es cambiado a capital; c mo el capital es cambiado a plus val a y de plus val a convertido a m s capital; pero la acumulaci n de capital presupone a la plus val a; la plus val a presupone a la producci n capitalista; la producci n capitalista presupone que existen grandes cantidades de capital y poder laboral en las manos de los productores de art culos para consumo. Por lo tanto, todo este movimiento parase dar vueltas en un circulo vicioso, del cual la nica forma de escapar es suponiendo que una acumulaci n primitiva (la acumulaci n previa de Adam Smith) precediendo la acumulaci n capitalista; una acumulaci n que no resulta de los modos capitalistas de producci n sino que es su punto de partida.- -Esta acumulaci n primitiva juega la misma parte en la econom a pol tica que el pecado original en la teolog a.- En la misma obra, Marx defini con mas claridad lo que quer a decir con este pecado original en la acumulaci n primitiva: -El descubrimiento de oro y plata en las Am ricas, la extirpaci n, la esclavitud y sepultura de los abor genes en las minas, el comienzo de la conquista y saqueo de las Antillas, el convertir al frica en una conejera para la cacer a comercial de pieles negras signific el amanecer prometedor de la producci n capitalista. Estos procedimientos id licos son los principales mpetus de la acumulaci n primitiva.- Finalmente, de nuevo en la parte VIII de Capital, Marx elabora que la producci n capitalista restaba en la esclavizaci n del pueblo Africano. Marx hace el punto que hasta los trabajadores blancos le deben su estatus social a la esclavizaci n de los Africanos. Estas son sus palabras: -Mientras que la industria algodonera introdujo la esclavitud de criaturas en Inglaterra, le dio en los Estados Unidos el estimulo para la transformaci n de lo que mas o menos hab a sido la esclavitud patriarcal a un sistema de explotaci n comercial. De hecho, la esclavitud velada de los trabajadores asalariados en Europa, simple y sencillo, necesitaba para su pedestal, la esclavitud en el mundo nuevo.- En su trabajo anterior La Pobreza de la Filosof a, Marx hizo el mismo punto: -La esclavitud directa es un punto central para la industria burguesa, como lo son tambi n la maquinaria, los cr ditos etc. sin la esclavitud no existe el algod n; sin algod n no existe la industria moderna; es la esclavitud lo que le da su valor a las colonias; son las colonias las que crearon el intercambio mundial y el intercambio mundial es una condici n preliminar para la industria de grande escala. Entonces, la esclavitud es una categor a econ mica de suma importancia.- -Sin la esclavitud, Norte America, la naci n mas progresiva se transformar a en un pa s patriarcal. Borra Norte America del mapa del mundo y tendr s anarqu a - la decadencia total de la industria moderna y la civilizaci n. Causa la desaparici n de la esclavitud y borraras a Norte America del mapa de naciones.- Entonces, aqu se encuentra la base materialista del internacionalismo Africano, que de nuevo, no es solo una explicaci n de las condiciones de existencia de los Africanos, si no una explicaci n del mundo y las relaciones que todos vivimos en este mundo desde la ascendencia del capitalismo como econom a mundial. Tenemos que notar aqu que la descripci n de Marx de la esclavitud como, -una categor a econ mica,- y su concepto de la acumulaci n primitiva son una muestra clara de la objetivaci n hist rica de los pueblos Africanos por europeos. Todo el proceso hist rico que resulto en la ruptura completa de la econom a pol tica de frica, la imposici n de fronteras coloniales y la captura y dispersi n de millones de Africanos, que con su labor forzado fueron responsables del desarrollo de Europa y la sociedad europea, es caracterizada como una, - categor a econ mica!- Marx redujo el proceso de rapi a y saqueo del mundo por los europeos, y la consecuente esclavitud y genocidio al termino la acumulaci n primitiva del capital, una apostilla cual funci n hist rica es explicar el desarrollo de Europa. En otros trabajos, Marx desarrollo el concepto del fetiche del producto para explicar como es que la producci n de art culos y la producci n para el mercado, oculta y mistifica la relaci n entre las personas y permite que la relaci n entre las personas se confunda con la relaci n entre las cosas. Una cosa similar ocurri con el concepto de la acumulaci n primitiva. Pero aqu , es la relaci n entre los pueblos y pa ses que tambi n se oculta y se mistifica. Marx atribuyo el desarrollo Europeo solamente al talento y fuerzas productivas dentro de Europa. Con eso, Marx esta encubriendo o liquidando totalmente el origen de ese desarrollo, que como par sito, logro impedir la capacidad independiente de desarrollo en frica al igual que otras partes victimizadas por Europa. El Internacionalismo Africano Estuvo Al Frente de la Lucha Por la Indemnizaci n El Internacionalismo Africano es lo que siempre ha informado nuestro trabajo como Partido sobre la cuesti n de la indemnizaci n para el Pueblo Africano. Antes de nuestra participaci n en esta lucha, las formas primarias de exponer el tema fueron legislativas o judiciales. Las masas de nuestro pueblo no eran consideradas como parte crucial del debate. En pocas palabras, el xito de la demanda depend a de la buena voluntad y la integridad del estado imperialista que fue el responsable de las condiciones de vida que causaron la demanda en primer lugar. En segundo lugar, antes de la participaci n del partido, la exigencia por la indemnizaci n generalmente se hac a en t rminos de la esclavitud. El internacionalismo Africano nos informa que la cuesti n no es solamente el valor del labor robado de Africanos esclavizados. El hecho es de que todo el edificio del sistema capitalista le debe su existencia y xito a la rapi a de los recursos naturales y el robo del labor Africano, no solamente durante el periodo de la esclavitud, si no posteriormente donde el nivel de explotaci n ha sumamente crecido. Entonces reconocemos que es imposible que el sistema imperialista pueda indemnizar al pueblo Africano de forma verdadera. El imperialismo solamente puede intentar de sobornar al pueblo Africano para que acepte alg n tipo de pago para silenciar la creciente lucha dentro de nuestra comunidad oprimida y colonizada que ya despierta a la sangrienta historia de la extracci n forzada de valor durante nuestra entera relaci n con los imperialistas. Esto quiere decir que no solamente durante el periodo de esclavitud si no tambi n durante el periodo de colonizaci n, al igual que en el presente periodo trans-colonial. Entonces el Internacionalismo Africano nos impera que nuestra misi n es de convertir a la lucha por la indemnizaci n en exigencia de masas. Por mucho tiempo, hemos reconocido la necesidad de llevar esta exigencia mas all del mugriento alcance de pol ticos y legisladores al servicio del imperialismo que son fieles a un sistema que los compra y vende como productos capitalistas. Ni tampoco deber amos dejar la determinaci n jur dica en las manos de un sistema legal que tambi n descansa en el pedestal capitalista que se engendro y se sostiene con nuestra esclavitud. Por eso es que en 1982, nuestro Partido organizo el Primer Tribunal Mundial sobre la Indemnizaci n para el Pueblo Africano en los Estados Unidos. Es por eso que construimos la Organizaci n Nacional Africana de Indemnizaci n con el nico prop sito de convertir la indemnizaci n en un lema cotidiano. Durante los pr ximos 12 a os, recorrimos diferentes ciudades organizando tribunales donde la comunidad Africana era invitada a presentar y a escuchar evidencias sobre la existencia hist rica y actual de nuestra explotaci n y opresi n que justifica nuestra exigencia por la indemnizaci n. Es por eso tambi n que en 1983, una delegaci n de dos miembros de nuestro Partido recorri Europa para ganar apoyo para la exigencia de indemnizaci n. Este recorrido resulto en que Africanos en Europa y en frica se unieran a la exigencia de indemnizaci n y es casi seguro que esto fue lo que influyo al movimiento que resulto en la Conferencia, patrocinada por las Naciones Unidas, Contra el Racismo en Durban, Sur frica, en el 2001. Es por ese motivo tambi n por el cual estamos organizando un Tribunal Mundial por la Indemnizaci n para todo el Pueblo Africano, que actualmente esta programado para Sierra Leone, en Oeste de frica. La exigencia por Indemnizaci n se tiene que convertir en una exigencia del mas de mil- millones de Africanos a nivel mundial. Entonces, si reconocemos el poder para movilizar que tiene la exigencia, nosotros apoyamos la mayor a de las formas en las que se esta expresando esta demanda por un creciente n mero de proponentes. Pero como Internacionalistas Africanos, reconocemos que el imperialismo no podr sobrevivir una victoriosa lucha por la indemnizaci n, que por definici n quiere decir el retorno de todo el valor extra do de nosotros por el sistema capitalista parasitico, lo que significa la muerte del imperialismo. Sin duda, este es el objetivo de nuestra exigencia por la indemnizaci n. S ! Hay que llevar el Internacionalismo Africano a las masas de Africanos mundialmente. Hay que hacer el argumento por la indemnizaci n y hay que movilizar la exigencia en todas partes y de cualquier manera. Algunos lucharan en las cortes o en los varios organismos legislativos internacionales -creados o informados por el imperialismo. Otros, los millones que nos despedimos a dormir con hambre, que le limpiamos las casas y les barremos las calles a la clase en el poder, armados con la teor a al igual que con otras armas de persuasi n, extenderemos las manos directamente a las billeteras y cuentas de banco de nuestros opresores. Este es el proceso por cual el mundo se quitara eternamente de encima a este gangrenoso par sito imperialista responsable por la miseria de las masas trabajadoras del mundo. Para los Internacionalistas Africanos, la exigencia por la indemnizaci n es una funci n de la Revoluci n. El objetivo no es encontrar descanso econ mico en un permanente mar de rapi a imperialista, si no de ganar nuestra liberaci n y liberar a las fuerzas productivas de frica y de los Africanos. La exigencia Revolucionaria por la indemnizaci n lograra un mundo nuevo donde aquellos cual labor colectivo es responsable por el progreso humano ser n la nueva clase en el poder de una sociedad donde los modos de producci n ser n colectivizados y el dominio de clase iniciara su agon a de muerte. En el continente de frica, la exigencia por la indemnizaci n en las manos de Internacionalistas Africanos, con gran aceptaci n entre las masas populares, nos permitir combatir a los serviles jefes de los estados neo-coloniales que con el sombrero en la mano siempre andan mendigando a los imperialistas para que logren profundizar su intervenci n en nuestras vidas. La exigencia por la indemnizaci n, con gran aceptaci n entre las masas populares, lograr profundizar la crisis del imperialismo por que seremos capaces de desafiar a los neo-colonialistas para terminar su carrera de suplicantes perpet ales y unirlos a nuestra exigencia por la indemnizaci n de nuestra hist rica explotaci n. Los Trabajadores Africanos Tienen Que Estar Al Frente de la Lucha Contra el Capitalismo Parasitario Una investigaci n Internacionalista Africana de las suposiciones te ricas anteriores, nos gu a a concluir, entre otras cosas, que la clave para la liberaci n del Pueblo Africano es la derrota del dominio parasitario que el imperialismo nos ha impuesto. Adem s, como Internacionalistas Africanos reconocemos que el frica ha estado bajo alguna clase de ataque por milenios, pero que nuestra lucha esta contextualizada por el hecho de que la econom a mundial que le da la vida a nuestra opresi n es una econom a capitalista. Nuestra lucha no esta abastecida de combustible por una necesidad subjetiva de venganza contra cada grupo que ha atacado hist ricamente frica. Esto significa que la lucha debe ser emprendida contra el sistema social capitalista que es la base de nuestra explotaci n y de nuestras presentes condiciones despreciables de existencia. Nuestra lucha para la unificaci n y la emancipaci n de Nuestra frica y nuestro Pueblo es tambi n una lucha contra el capitalismo. De ah , nuestra lucha, si debe ser luchada a su conclusi n exitosa, debe ser dirigida por la clase obrera africana. Debe tener como resultado el establecimiento de un frica unido y socialista, sensible a las necesidades de las personas africanas en todo el mundo. El Internacionalismo Africano nos ense a que la esclavitud, el colonialismo y el neo-colonialismo, junto con la desuni n de los africanos y su dispersi n, proporcionaron la base material para la consolidaci n nacional burguesa europea, el sentido de la uniformidad blanca que descansa en el pedestal de la opresi n del africano y la colonizaci n de los pueblos. De ah , comprendemos que una funci n clave de la lucha revolucionaria para la derrota permanente del imperialismo y para liberar a frica y sus ni os dispersados son la reunificaci n del Pueblo Africano mundialmente en una naci n revolucionario del proletariado. Es la esclavitud que le dio su valor a las colonias; son las colonias que crearon el comercio internacional, y es el comercio internacional que es la condici n previa de la industria de grande escala . Estas palabras de Marx, citadas m s temprano, reconocen el papel del bot n saqueado de frica en el establecimiento del capitalismo y llevan dentro de ellos la sugerencia de lo que tomar para destruir la econom a capitalista de mundo. El africano que le dio valor a las colonias es ahora el habitante oprimido y explotado de las colonias que a veces son referidas inexactamente como naciones. Nuestras condiciones de existencia en las colonias, y en otras partes en este mundo de fronteras creadas por el imperialismo est n centradas en, y derivan de las condiciones de existencia en frica que son la consecuencia de la acumulaci n primitiva del capital, o el pecado original . Nuestra lucha revolucionaria por la liberaci n, la unificaci n y el socialismo en frica, y a lo largo de las colonias, al igual que en otras reas del mundo donde hemos sido dispersados forzosamente en la construcci n del capitalismo, resultara tan significativo en la derrota del sistema social capitalista como el tr fico de esclavos fue para su venida. La liberaci n socialista y la unificaci n de frica y del Pueblo Africano bajo el liderazgo de la clase obrera africana ser n el factor central en la derrota del capitalismo mundial y proporcionar n la base material para la venida del socialismo internacional. El Internacionalismo Africano, que exige la total liberaci n y unificaci n revolucionaria de frica y de su Pueblo en todo el mundo, bajo el liderazgo de la clase obrera africana, es informado por esta dial ctica cient ficamente sana. De ah , la lucha Internacionalista Africana por la liberaci n y unificaci n de frica y su Pueblo es al mismo tiempo el factor clave en el logro del socialismo como una econom a mundial. Es la manera hacia adelante para esos marxistas y otros socialistas que son confrontados con el acertijo falso que rodea la pregunta de el socialismo en un solo pa s . Como el capitalismo naci como una econom a mundial con su base en la esclavitud y la dispersi n de personas africanas, llevando a masas considerables de capital y de poder laboral en las manos de productores, igualmente, el socialismo nacer como una econom a mundial en el proceso de revertir el juicio del imperialismo. De ah , el socialismo no nacer en un pa s, pero en muchos pa ses que est n atados a la econom a que define a un frica liberada y unificada bajo el liderazgo revolucionario de la clase obrera africana. Por eso es que una tarea fundamental del revolucionario africano es la consolidaci n del proletariado de la naci n africana. La Internacional Socialista Africana es la Base por una Genuina Internacional Comunista Por lo tanto, la Internacional Socialista Africana es la primera etapa de la lucha por los trabajadores del mundo para crear una verdadera Internacional comunista. En el pasado, todos los esfuerzos de crear tal internacional estaban destinados a fallar por que fueron basados en la premisa falsa de la centralidad de los trabajadores blancos de los pa ses industrialmente desarrollados para el progreso humano. A n con el hecho de que en el mundo verdadero esto se ha demostrado estar absolutamente equivocado todav a tiene que penetrar esta suposici n nacionalista blanca, e ideol gicamente reforzada. De todas las llamadas revoluciones socialistas que han ocurrido en la historia, s lo la Revoluci n rusa tuvo una conexi n europea, y Rusia era semi- feudal, no un pa s industrializado. China y Cuba son otros ejemplos de revoluciones socialistas y est n entre los muchos esfuerzos revolucionarios que se han centrado en pa ses no industrializados o productores primarios. Obviamente, la base hist rica para el advenimiento del socialismo no exist a cuando la revoluci n logro cambiar cualquiera de los pa ses antes mencionados. Lo que exist an eran las condiciones pol ticas para que los socialistas tomaran el poder en lugares como Rusia, China y Cuba. El hecho es que el capitalismo naci como una econom a mundial y las revoluciones en Rusia, China y Cuba no cambiaron el hecho de que sus pa ses y econom as exist an dentro de una dominante econom a mundial capitalista. Por lo tanto, a pesar de que estas revoluciones, luchando contra econom as semi-feudales, semi-coloniales y neo-coloniales, fueron capaces de hacer r pidos cambios a corto plazo en las vidas de los trabajadores y las masas trabajadoras, pronto se encontraron con sus limitaciones como oasis en un mar de depredadores capitalistas. Este punto de vista fue representado en el Informe Pol tico para nuestro Tercer Congreso del Partido hace 20 a os, en 1990. Un largo pasaje del informe que vale la pena repetir aqu : ...[ L]a contradicci n fundamental, cuya soluci n dar a lugar a la aparici n de la base hist rica del socialismo, nunca ha existido entre la clase obrera de los pa ses industrializados (blancos) y la clase dominante. El lugar real de la contradicci n de clases en el mundo, existe en el conflicto entre el capitalismo que naci como un sistema mundial, y el pedestal sobre el que descansa. (El subrayado en el original) Por lo tanto la revoluci n de 1917 en Rusia no fue una verdadera revoluci n socialista por que la base hist rica real para el socialismo, que es la destrucci n del pedestal sobre el cual descansa el capitalismo y que requiere para su existencia, no hab a ocurrido. Lo que ocurri en Rusia en 1917 fue la existencia de condiciones que constituyeron la base pol tica para que los socialistas tomaran el poder estatal. (El subrayado en el original) Sin embargo, esta toma del poder estatal por los socialistas no cambi la realidad de que la econom a mundial, incluso la econom a mundial en la que Rusia exist a, era y sigue siendo, una econom a mundial capitalista. Es la misma econom a mundial creada por el tr fico de esclavos y aumentada por otras facetas de la acumulaci n primitiva parasitaria que transform a la de la gran mayor a del mundo en grandes reservorios de recursos humanos y materiales, en gran parte para Europa y la explotaci n de Am rica del Norte ... En el caso de China, cuyo heroico pueblo hizo una gran revoluci n que puso de manifiesto las posibilidades revolucionarias de los pueblos oprimidos colonialmente en todo el mundo, sus esfuerzos actuales para el desarrollo econ mico se ha caracterizado por nuestro Partido como algo parecido a los esfuerzos de una persona atrapada en un agujero y intenta salir trepando sobre su propia espalda .. La actual colaboraci n traicionera pol tica de China con el imperialismo occidental refleja la creciente re-introducci n voluntaria de China en la econom a mundial capitalista, aunque esta vez su liderazgo actual tiene la intenci n para que China desempe e el papel de par sito en lugar de acogida. En otras palabras, China tambi n tiene la intenci n de transformar sus condiciones materiales de existencia, no mediante la revoluci n para derrocar el capitalismo, sino de unirse en el abrevadero con el imperialismo. Mientras que los Rusos, Europeos del Este, y los chinos en el pasado se han referido a s mismos como estados socialistas, nunca han presidido econom as socialistas, la base hist rica para la existencia de la cual contin a desarroll ndose hasta ahora. Por lo tanto, las crisis experimentadas por cualquiera o todas de estas econom as han sido realmente las crisis inherentes del capitalismo y no de el socialismo. Por otra parte, la crisis pol tica experimentada por cualquiera o todos estos estados son crisis debido en gran medida a la incapacidad de una econom a capitalista para resolver los problemas de la sociedad. (El subrayado en el original) Mientras que los sovi ticos, y China, en menor grado, han participado activamente con los EE.UU. y con el imperialismo occidental y japon s, en el intento de manejar el mundo, para mantener lo que s lo puede ser llamado la estabilidad en todo el mundo imperialista , sus esfuerzos s lo llegaran a ser in tiles, ya que los trabajadores oprimidos y sujetos y los pueblos del mundo colonial no simpatizan con ninguna clase de acuerdo que pondr a en peligro nuestra justa lucha para derrocar a nuestra opresi n y sometimiento. Adem s, a pesar de las dificultades que nuestras luchas puedan sufrir debido a las deserciones de la Uni n Sovi tica, Europa del Este y de los chinos, no obstante veremos un r pido desarrollo de las luchas independentistas por la liberaci n nacional, ahora que ya no est n comprometidos por el oportunismo chinos y sovi ticos en especial ruso. La insurrecci n del esclavo, organizados y armados con la teor a del Internacionalismo Africano, y preparada para la derrota final del mundo parasitario del sistema capitalista, marcar una nueva p gina en la historia del mundo. Las luchas antiimperialistas de los pueblos del mundo por la recuperaci n de nuestra soberan a y recursos, tanto humanos como materiales, son la base de la actual crisis profunda del imperialismo. Son luchas para quitar el pedestal sobre el que todo el edificio podrido del imperialismo descansa. Son luchas que pueden contar con la gran mayor a de la humanidad, las masas trabajadoras de todas las naciones, en la creaci n de un nuevo mundo sin explotaci n y opresi n, sin esclavos y amos de esclavos, y en ltima instancia, sin fronteras. Reconocemos que la lucha por la liberaci n y unificaci n de frica y los africanos, la lucha por la consolidaci n de la naci n africana es en ltima instancia, una lucha que socava la solidaridad de la naci n-estado europea. Entendemos que bajo el imperialismo los que fueron esclavizados, colonizados y oprimidos, como pueblo, tenemos que ganar la liberaci n como pueblo. Tambi n estamos claros de que el xito de las luchas por los africanos y otros, por lograr la creaci n de una naci n bajo la direcci n de la clase obrera es, al mismo tiempo el comienzo del proceso de la extinci n de las naciones. La naci n europea naci como una naci n burguesa a expensas de pueblos enteros y de sus territorios. Como hemos visto en esta discusi n, es una naci n que requiere la opresi n y la explotaci n de pueblos enteros para su existencia exitosa. Por lo tanto, los africanos tienen que resistir a la burgues a imperialista como pueblo. Partimos de la base de la nacionalidad consolidada cual funcionar para destruir a la naci n burguesa. As , el ascenso de los estados-naciones de trabajadores revolucionarios destruyen la base material para la existencia de las naciones y las fronteras que funcionan para distinguir y separar a unos Pueblos de los otros. Esto es m s f cil de entender cuando finalmente nos demos cuenta de la importancia del hecho de que el capitalismo al nacer llego envuelto en la piel racial del Estado-naci n europeo. Es esta realidad la que hizo impotente el supuesto marxista del comunismo como resultado de la desaparici n del estado Europeo industrializado burgu s. Sin embargo, el hecho de que la naci n europea-burguesa alcanza vida y definici n de su relaci n con frica y los pueblos oprimidos del mundo significa que nuestra victoria sobre el imperialismo, con la clase obrera africana a la cabeza, se traducir en la desaparici n de las naciones . Esto dejar al descubierto y har posible la extinci n del Estado burgu s, que hist ricamente se convertir redundante. La Internacional Socialista Africana, la expresi n pr ctica del internacionalismo Africano, uniendo a los trabajadores africanos en todos los continentes, proporciona a los africanos y al mundo con el primer paso en la creaci n de una verdadera internacional comunista que por primera vez incluye la participaci n inteligente de la gran mayor a de las masas trabajadoras del mundo. Trabajadores del mundo, unanse bajo la bandera del internacionalismo africano! El Estado-Naci n Blanco Fue Construido En Un Pedestal de colonialismo e Esclavitud Hosea Jaffe autor de un libro importante, La historia de frica , que habla sobre el impacto de la esclavitud y el colonialismo en el surgimiento del capitalismo parasitario y el desarrollo de la auto-conciencia de los blancos y de la naci n blanca s mismo: ... Antes del colonialismo capitalista no hab a una Europa, s lo una colecci n de Pueblos feudales, mercantiles y tribales, granjas, estados discretos y reinos en conflicto y que compet an entre s , al igual que en frica, pero sobre una base de propiedad diferentes - el de la propiedad privada de la tierra. Entonces, Europa no era ni un concepto ni una realidad, a lo m s una vaga idea que los rabes - pero no los europeos - hab an tenido por mucho tiempo de un lugar al noroeste de Grecia. Mientras Europa se mantenia aislada del mundo, no hab a una Europa. Cuando se conecto y se convirti dependiente de, en primer lugar frica, despu s del continente americano y, finalmente, de Asia, fue cuando comenz a ser una realidad y una idea. S lo cuando portugueses, espa oles, franceses, italianos, neerlandeses, Ingleses, alemanes, dan s y suecos se enfrentaron con frica, Am rica y Asia que se presento la necesidad para que ellos se considerar n como un conjunto, una totalidad, diferentes de, hostiles a y, con el tiempo, superior a los africanos] [abor genes, americanos y asi ticos. El colonialismo les dio un inter s com n.- En el siguiente pasaje, Jaffe tambi n identifica la importancia de nuestra relaci n con el capitalismo y su manifestaci n hist rica como una naci n unida blanca: Este inter s com n - esclavizando, plantaciones, el mercado mundial, saqueos de metales preciosos, especias y el territorio, los mercados y fuentes de riqueza - fue tambi n el origen de sus conflictos entre ellos. De 1500 en adelante, ellos ya hab an comenzado a discutir y pelearse sobre el saqueo colonial. En estas luchas intra-europeas Portugal y Espa a tuvieron, al tiempo, ceder a Holanda y Francia, y stos en el siglo XVIII a Gran Breta a, mientras que los alemanes colonialistas ocultados, los calvinistas, cat licos y jud os, almacenaron constantemente lo que pod an del saqueo sin soltar su sangre o perder su propia propiedad en el proceso. La lucha precipitada por frica que llev a la 1884-5 Conferencia de Berl n tuvo sus ra ces en cuatro siglos de luchas entre los poderes europeos por la divisi n de frica. El colonialismo, la base de unidad europea, fue la base tambi n de su desuni n . Jaffe hace un trabajo mucho m s mejor que Marx en su elaboraci n del proceso del nacimiento de Europa que tuvo como resultado la miseria de la mayor a de los pueblos del mundo hasta ahora. Aqu est la dial ctica: Europa naci del colonialismo, como la asta anulante, explotando y oprimiendo, que siempre trat de destruir y asimilar su asta opuesta: el resto del mundo... La primera forma fue la de la acumulaci n primaria, del siglo XIV al 19; el pr ximo fue la de la acumulaci n regular, con un mpetu de inercia llevado delantero de la acumulaci n primaria. Con el capitalismo surgi Europa, y con Europa el mito de la civilizaci n europea - una civilizaci n que se bas en la esclavitud africana, las plantaciones norteamericanas, especias asi ticas, metales preciosos de todos los tres continentes no-europeos - basado, tambi n, en numerales indios, lgebra rabe, la astronom a y la navegaci n (un rabe-indio tom a da Gama a India de Mombasa) y p lvora, papel y br julas Chinas. Esta civilizaci n europea- no europea era la admiraci n narciso-como la de sus propias conquistas. La espada, la arma de fuego, el asesinato, la violaci n, el robo y la esclavitud fueron la base material real de la idea de la superioridad europea. Fue de este proceso que la idea misma de un hombre europeo surgi , una idea que no exist a ni siquiera en la etimolog a antes del siglo 17. Antes de la trata de esclavos en frica no hab a ni una Europa ni un europeo. Finalmente, con el Europeo naci el mito de la superioridad europea y de la existencia separada como una especie especial o raza ; de hecho de ah surgi el mito de la raza en general, desconocidos para la humanidad antes - incluso la palabra no exist a antes de la lingua franca de las Cruzadas - el mito particular, fue que hab a una criatura llamada Europea, lo que implicaba, desde el principio, un hombre blanco . El colonialismo, especialmente en frica, cre el concepto y la ideolog a de la raza. Antes del colonialismo capitalista- no hab a razas, pero ahora, de repente y cada vez m s, hubo razas: una vez nacido, el mito se convirti en una realidad . Los Comunistas Blancos Deben Estar Comprometidos a Derrocar el Poder Blanco Es esta realidad aqu explicada, que ha ayudado a dar forma a nuestra visi n del mundo como Internacionalistas Africanos. Somos revolucionarios. Nuestro objetivo es revertir el veredicto del imperialismo, para resolver los problemas de la revoluci n y derrotar al imperialismo por siempre en la lucha por la liberaci n y unificaci n de frica y los africanos bajo la direcci n de la clase trabajadora africana. Por lo tanto, no fue el veneno racial que nos llev a decir en nuestro Tercer Congreso en 1990: El hecho es que el capitalismo naci como el poder blanco parasitario y debe ser derrotada como poder blanco parasitario. Los aut nticos comunistas de todas las nacionalidades deben estar conscientemente comprometidos con el derrocamiento del poder blanco, y los comunistas blancos deben estar comprometidos con la lucha por la victoria del poder negro sobre el poder blanco. El comienzo del proceso de los comunistas blancos en los EE.UU. y el mundo para abandonar los intereses del imperialismo y la integraci n de sus propios intereses con los intereses de las masas trabajadoras del mundo es subordinar sus intereses a las luchas de los pueblos oprimidos del el mundo para derrocar el poder blanco parasitario. En los EE.UU. esto s lo puede hacerse a trav s de unirse a la lucha anti-colonial por el poder negro. Concretamente, esto significa unirse al Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano, una organizaci n de y subordinada al Partido Socialista del Pueblo Africano, el destacamento de avanzada de la clase revolucionaria trabajadora africana y de los campesinos pobres. Ninguna discusi n abstracta de sal n aqu . Los Internacionalistas africanos reconocen que hoy en d a frica y gran parte del mundo africano sufre del neocolonialismo, el gobierno indirecto de las potencias imperialistas que siguen controlando la econom a de frica despu s de la finalizaci n formal del colonialismo o el dominio blanco directo. A menudo esto es referido como Independencia de Bandera, por que el neocolonialismo reduce los actuales dirigentes y jefes de Estado en frica a meras marionetas cuyos hilos son movidos por fuerzas externas, con gran detrimento para los africanos. Los neocolonialistas son en su mayor a procedentes de las filas de la burgues a peque a africana cuya funci n principal es la producci n de los funcionarios y representantes del pensamiento imperialista. Ellos no pueden dirigir la lucha por la liberaci n de nuestro pueblo hasta su finalizaci n. Tampoco est en los intereses de la peque a burgues a, que se benefician econ micamente de su relaci n con las potencias coloniales, para liderar con xito la lucha para la eliminaci n de las fronteras creadas por el imperialismo en frica. Para ellos, esto significar a la destrucci n de la peque a burgues a como una clase por que los microestados de frica sirven para reproducir a los neocolonialistas como fuerza social. Esta es la raz n por la cual el Internacionalismo Africano exige la unificaci n de la clase trabajadora africana en su propia organizaci n revolucionaria con el objetivo principal de la liberaci n y unificaci n socialista de frica y los africanos en todo el mundo. La unificaci n revolucionaria de la clase obrera africana significa la unidad de clase. Es la unificaci n de la clase revolucionaria que tiene como misi n hist rica la derrota del imperialismo y la construcci n de una naci n unida socialista. Para tener xito en la liberaci n y unificaci n de frica y los africanos, la clase trabajadora unificada debe estar ligada en una sola organizaci n con un solo centro, una sola la l nea pol tica y una trayectoria revolucionaria com n. Esta es una de las cuestiones que definen las diferencias entre los verdaderos revolucionarios y de los Pan-Africanistas y otros impostores. Este es uno de los temas que le ha ganado a Garvey la ira de los liberales de la peque a burgues a africana y que diariamente se esta ganando la oposici n por estas mismas fuerzas sociales nuestro Partido y la ASI. El Internacionalismo Africano reconoce que la unidad organizativa de la clase trabajadora africana es necesario para darle a cada expresi n de la Revoluci n Africana en cualquier parte del mundo un car cter estrat gico. Reconoce que la unificaci n organizativa revolucionaria bajo el liderazgo de la clase trabajadora africana es la unificaci n pr ctica de los africanos y el estado-naci n revolucionario africano. El internacionalismo Africano es, por lo tanto, una teor a de pr ctica! No se puede ser un Internacionalista Africano simplemente manteniendo diversos principios abstractos. Una caracter stica distintiva del internacionalismo Africano es el hecho de que no es una teor a para explicar el mundo, sino para cambiarlo. El internacionalismo Africano es la teor a con un plan. Esto significa que el Internacionalismo Africano exige la participaci n pr ctica en la lucha por la unificaci n pr ctica de frica y los africanos. La m xima expresi n de este compromiso pr ctico es la Internacional Socialista Africana (ASI), el Partido internacional del destacamento de avanzada de la clase organizada y revolucionaria-la clase trabajadora africana. La Internacional Socialista Africana Crece en frica En noviembre del 2009, fuimos testigos del hist rico lanzamiento del Partido Socialista del Pueblo Africano (PSPA)- Sierra Leone y la fundaci n de la Internacional Socialista Africana en el Este y Oeste de frica. Estamos experimentando crecimiento organizativo en Canad , Europa y en varias ciudades en los Estados Unidos. Estamos incrementando nuestra influencia pol tica y organizativa alrededor de los Estados Unidos, frica, Sur America y el mundo. El PSPA ha estado al frente en la lucha por exponer al r gimen neocolonial de Barack Hussein Obama, la cara mas reciente del imperialismo insidioso Norte Americano y mundial. El Partido Socialista del Pueblo Africano ha dirigido la lucha para exponer el r gimen neocolonial de Barack Hussein Obama, la cara m s reciente e insidiosa de EEUU y el imperialismo mundial. A n cuando nacionalistas burgueses africanos y comunistas suced neos ofrecen disculpas para el r gimen de Obama, nuestro Partido ha tenido fijo el reconocimiento y la postura que el imperialismo es el imperialismo a pesar de la tez de su ltimo representante. El trabajo central del Partido ha sido la Internacional Socialista Africano . Este trabajo representa nuestro reconocimiento que el Movimiento de Liberaci n Africana, ya sea en EEUU, frica o en otra parte, tiene un largo plazo que ha llegado a sus limitaciones cuando es emprendida dentro del contexto de las fronteras creadas por los imperialistas, hoy existentes en frica y el mundo. Estas fronteras colonialmente impuestas son utilizadas para separar africanos de uno al otro y de nuestros recursos que son explotados diariamente a costa de nuestra libertad y bienestar material. Durante a os nuestro trabajo dentro del ASI gir alrededor de situar y ganar la participaci n de grupos revolucionarios existentes dentro del mundo africano. Durante a os fuimos decepcionados por la incapacidad de organizaciones existentes, ya sea a causa de limitaciones ideol gicas, orientaci n de clase o ambos, para dar unidad pr ctica al proyecto de ASI. A causa de esto, modificamos nuestra estrategia del ASI para incluir la construcci n del Partido Socialista del Pueblo Africano en cualquier parte del mundo mientras continuamos buscando otras organizaciones para unirse con nuestros esfuerzos para construir el ASI. Nos embarcamos a organizar africanos para el Partido dondequiera que reconocimos el potencial. Con estos cuadros del Partido comenzamos a establecer avanzadas de ASI en Europa, frica y en otra parte. En 2005, m s de veinte a os despu s de que el Primer Congreso del Partido en 1981 tomara el acuerdo poniendo bajo el mandato la edificaci n del ASI, finalmente logramos consolidar el trabajo de ASI en el Continente de frica. El desarrollo del ASI en frica Occidental vino a consecuencia de las conferencias del ASI que anualmente hemos tenido en Londres. A causa del significado de Londres como un punto mayor de tr nsito para africanos a trav s del mundo, nosotros asumimos que ganar amos finalmente la participaci n al ASI de africanos con lazos inmediatas al Continente africano y del Caribe. En el 2001, el liderazgo brillante y coherente del Camarada Luwezi Kinshasa en Londres nos puso en contacto con el Congreso Pan- Africano de Azania (PAC) desde el arreglo negociado en 1994 cuando cambi la forma de apartheid del estado capitalista en Sud frica. Subsiguientemente pudimos empezar el trabajo con sectores del PAC en nuestra tentativa para ganarlos al proyecto de ASI. Sin embargo, a pesar de todos nuestros esfuerzos, las luchas internas y otras contradicciones dentro de PAC, inclusive sus insuficiencias ideol gicas y su apoyo contradictorio de la clase obrera, restringieron nuestra capacidad de influir su trayectoria hacia la direcci n del ASI. En 2005, un l der de una organizaci n de masas, militante y juvenil en Sierra Leona oy nuestra llamada. La participaci n del Camarada Chernoh Alfa M. Bah y el Movimiento Africanista bajo su liderazgo han tenido como resultado un avance mayor para el Africana. En octubre del 2008, el Camarada Chernoh organiz una Conferencia de ASI en frica Occidental que result hist rica. La revoluci n socialista fue colocada en el orden del d a en Sierra Leona por primera vez desde los a os treinta. Durante esta vez, con participaci n y solidaridad de africanos y de otros de a trav s del mundo, la APSP-SIERRA Leona lanz Radio de Uhuru, una estaci n de FM que representar los puntos de vista y los intereses de la clase obrera, y campesina africana y de las fuerzas pobres democr ticas nacionales revolucionarias de Sierra Leona y la regi n. En noviembre del 2009, coherente con su constituci n de bosquejo, el ASI se consolid en Sierra Leona como el Partido Socialista del Pueblo Africano. Adem s del trabajo para construir el ASI en frica Occidental, nosotros hemos consolidado un comit para construir el ASI en frica Oriental y nos estamos movilizando r pidamente para construir el Partido Socialista del Pueblo Africano-Kenia . La Conferencia del ASI en la regi n de frica Oriental se celebro en Nairobi en abril de 2009 y tuvo xito a n sin esfuerzos masivos de publicidad, que no fueron posibles debido a las preocupaciones de seguridad que un perfil alto p blico invitar a ataques por el gobierno keniano neocolonial. Durante la conferencia, casi 50 de los asistentes se apresuraron para unirse al ASI. Otra vez, esto fue un resultado del trabajo valiente del Camarada Chernoh Alfa M. Bah, un miembro de nuestro Partido y Director de Organizaci n del ASI, que desarroll un plan r pido de movilizaci n para procurar establecimiento del ASI en casi cada regi n africana a finales del 2009. Un aspecto importante de la Conferencia Africana Regional de Nairobi, Oriental que demostr nuestra creciente capacidad organizativa , fue el hecho que pudimos ir a Kenia con otros cuadros del Partido que jugaron papeles importantes en la conferencia. Estos fueron cuadros de Londres que incluy al Camarada Luwezi Kinshasa, el Secretario-general del ASI, junto con fuerzas de seguridad de Sud frica y de otros de EEUU. Desde esa conferencia de abril, el Camarada Chernoh ha regresado a Kenia y realizado otras reuniones organizativas, algunos ensayos y educaci n pol tica. En febrero del 2010, otros miembros del Partido en EEUU viajaron a Kenia para extender la instrucci n de las fuerzas locales de all para lanzar el Partido Socialista del Pueblo Africano-Kenia y expandir el trabajo del ASI alrededor de la regi n de frica Oriental. La capacidad creciente del Partido Socialista del Pueblo Africano tambi n fue obvia en el hecho de que siguiendo la Conferencia Regional del ASI en abril 2009 en frica Oriental, nosotros pudimos tener simult neamente otras dos conferencias regionales del ASI exitosas en mayo. La Conferencia Regional norteamericana fue celebrada en Washington, D.C. y la Conferencia europea de Regional tomo lugar en Manchester, Inglaterra. La Resoluci n del ASI fue Adoptada en el Primer Congreso del Partido Este trabajo para construir la Internacional Socialista Africana est en un nuevo nivel de desarrollo, pero har amos bien en recordar que el ASI no es un nuevo proyecto para nuestro Partido. Es un trabajo, que cuando colocado en la perspectiva hist rica, nos ayuda a comprender la visi n sagas de nuestro Partido. Nos ayuda a comprender el significado de nuestro Partido como el l der de la clase obrera africana internacional, su destacamento de avanzada, que comprende claramente la manera hacia adelante y se prepara para la conquista del poder pol tico. Este es el trabajo que fue iniciado formalmente en nuestro Primer Congreso Partidario en 1981. El camarada Chernoh, el Director de Organizaci n del ASI , no podr a haber tenido m s de dos a os cuando tomamos el acuerdo para construir el ASI, indicando en parte: El Partido Socialista del Pueblo Africano hace un llamado a todos los africanos revolucionarios en todos los pa ses del mundo para unirse con nosotros en una asociaci n internacional socialista de todo-africano que aumentar a nuestra capacidad para realizar nuestra misi n hist rica de liberar y unir a nuestro Pueblo y madre patria, y para derrotar al imperialismo y promulgar un nuevo d a de paz, de libertad, y del socialismo mundial. El Partido Socialista del Pueblo Africano hace un llamado a todo africano revolucionario en todos los pa ses del mundo para unirse con nosotros en una asociaci n internacional socialista todo-africana, que asumir a las tareas de: 1. Liberar y unir a toda frica bajo un estado todo-africano socialista; 2. Unir, coordinar, y prestar ayuda y direcci n general para las luchas revolucionarias de todas los Pueblos africanos dondequiera que ocurran, siempre y cuando los objetivos de tales luchas sean consecuentes con los objetivos de la asociaci n internacional; 3. Lograr la consolidaci n objetiva de la nacionalidad africana para todas las personas africanas dondequiera que seamos oprimidos y explotados a trav s del mundo debido a las maquinaciones del imperialismo. Africanos del mundo, tomen la historia en sus propias manos! Africanos del mundo, nanse para construir la Internacional Socialista Africana! En la Resoluci n Principal del Tercer Congreso del Partido en septiembre 1990, elaboramos la posici n del Partido que la Internacional Socialista Africana es nuestra tarea estrat gica m s importante: Este trabajo para construir la Internacional Socialista Africana ser el foco central de nuestro trabajo revolucionario. Ocurrir bajo el lema: Izwe Lethu i Afrika, apropiado del Congreso Pan-Africanista de Azania. A distinci n del Pan-Africanismo, que hist ricamente ha confiado principalmente en el liderazgo de la burgues a insignificante africana como cabezas de organizaciones o estados ileg timos creados por los colonialistas para lograr sus objetivos, la Internacional Socialista Africana depender de la base social de africanos concientes y organizados bajo el liderazgo revolucionario de la clase obrera africana. Entonces, como un instrumento de movilizaci n, tambi n hemos declarado en este Congreso que esta es la era de la Revoluci n y unificaci n socialista de frica y de las personas africanas bajo el liderazgo de los obreros africanos y campesinos pobres . Debemos tomar la pregunta de frica y su relaci n a la estructura de la econom a capitalista mundial y nuestra relaci n a ella a cada comunidad africana en el mundo. Esto es importante por mil razones. frica esta sufriendo sin ning n alivio obvio a la vista . El hecho que determinamos que nuestro trabajo central ser a construir a la Internacional Socialista Africana no significa que el Partido esta activo en luchas de base en todas partes. Nuestro reconocimiento de la Internacional Socialista Africana como la tarea central y estrat gica de nuestro Partido no significa que nosotros no estamos pendientes de las luchas alrededor de los asuntos y preocupaciones urgentes de la clase obrera africana y de la naci n colonizada dondequiera y donde ocurren en el mundo. De hecho, nosotros vemos todas estas luchas contra el imperialismo como escuelas para aumentar la capacidad luchadora de nuestro Partido, de la clase y la naci n colonialmente oprimida. Lo que significa es que el trabajo de liberar y unificar a frica y al Pueblo africano mundialmente, trabajo que le da su significado al ASI, es nuestro trabajo indicador, el trabajo alrededor del cual todo lo dem s gira. El Movimiento Popular Democr tico Internacional Uhuru (InPDUM) Encabeza la Resistencia de Masas El veh culo principal por cual el Partido lleva a cabo la lucha de masas es el Movimiento Popular Democr tico Internacional Uhuru (InPDUM). Aunque InPDUM haya sido acosada con una bandada de contradicciones al paso de los a os, recientemente la organizaci n ha comenzado a adelantarse en algunas maneras cruciales. InPDUM ha sido el l der primario de la resistencia de masas, estrat gicamente informadas y organizadas dentro de la comunidad africana en EEUU. La InPDUM, gan algo de notoriedad cr tica durante la campa a para elegir a Barack Hussein Obama como presidente de EEUU. Mientras otros que reclaman el liderazgo de nuestro Pueblo se capitularon o fueron inmovilizados por la campa a y la elecci n de Obama, InPDUM ha estado a la delantera de la lucha para exponerlo como otro ayuno que habla por un imperialismo altamente desesperado. En el proceso de esta lucha, InPDUM tambi n ha, por comparaci n, expuesto el oportunismo dentro del Movimiento Africano de Liberaci n en EEUU, que en su mayor parte estos oportunistas han abandonado a los trabajadores y a las masas africanas, dej ndolas desarmadas contra el imperialismo en su nueva y seductora forma. En ausencia de un enfoque de lucha estrat gico y te ricamente sano, basado en una l nea correcta y sin un verdadero programa revolucionario, la mayor parte del Movimiento Africano de Liberaci n fue empujado a acciones definidas por la campa a de Obama y su elecci n. Es decir, la mayor a de postulaciones y acciones fueron basadas en la espontaneidad, por mucho tiempo reconocido como la madre del oportunismo. Fue la presencia y las acciones de InPDUM en una reuni n de Obama en San Petersburgo, Florida, que interrumpi la apariencia de campa a de Florida y zumb su serenidad con el canto y lema/pregunta sencillas: - Qu tal con la poblaci n negra?- Fue InPDUM que tom parte en foros p blicos que criticaron la elecci n de Obama, no s lo como una tentativa andrajosa de camuflaje imperialista, pero tambi n para desviar la actividad pol tica de las masa africanas lejos de la pol tica revolucionaria independiente bajo sus intereses propios. Fue InPDUM que utiliz el lema: Qu tal con la poblaci n negra ? para su Convenci n del 2008, donde lanz nuestro Programa Democr tico Nacional Revolucionario (RNDP) que se dirigi a las necesidades y las aspiraciones de nuestra clase y Pueblo. En un esfuerzo para levantar el nivel de discusi n durante la elecci n, InPDUM luch por hacer los programas de los candidatos a la presidencia el enfoque del debate para forzar una comparaci n entre los programas del Partido dem crata representado por Obama y el Programa Democr tico Nacional Revolucionario de las masas africanas postuladas por InPDUM. Adem s, InPDUM ha dirigido las luchas en ciudades en California y Pensilvana contra las intenciones por administraciones municipales de utilizar recortes econ micos de servicios cruciales para facilitar los intentos de la burgues a para restar la carga de la crisis econ mica capitalista a las espaldas de personas africanas y las masas trabajadoras. Estas luchas han resultado en ataques salvajes por parte de la polic a contra nuestros organizadores en Filadelfia y en intentos por silenciar la resistencia con represi n polic aca y tribunal. No obstante, InPDUM ha sido inexorable. Al emprender la lucha en defensa de los dos camaradas que enfrentan cargos por delitos mayores a causa de su exposici n p blica de la bomba econ mica lanzada contra la comunidad africana de Filadelfia, InPDUM convoc su Convenci n en octubre del 2009 en Filadelfia bajo los lemas: Dicen Reducci n! Decimos Devolvernos! Las reparaciones Ahora ! y Independencia En Nuestra Vida ! Estos lemas/demandas anticipan la actividad pol tica dirigida por InPDUM entre nuestro Pueblo que afilar n las contradicciones para las masas que est n mirando al r gimen de Obama apalear varios trillones de d lares del dinero de los contribuyentes a bancos y otras instituciones gobernantes de la clase en el poder. Al mismo tiempo, a causa de prestamos depredadores, pr cticas iniciadas por la presidenta de finanzas de la campa a de Obama, el r gimen de Obama esta supervisando el robo m s grande en la historia de riqueza de la comunidad africana en forma de p rdidas masivas de hogares a causa de la anulaci n del derecho a remitir una hipoteca por los prestamos subprime. Con la demanda para la independencia durante nuestra vida! Los lemas de InPDUM tambi n desaf an la legitimidad de la elecci n de Obama como una respuesta a las condiciones de existencia encaradas por africanos en EEUU. Esto es un rechazo grave de la tentativa burguesa de presentar la elecci n de Obama como el fin de nuestra historia de resistencia. Ahora InPDUM se prepara para el trabajo m s importante de su existencia. Este trabajo tiene un significado m s grande por la crisis del imperialismo que lo hace especialmente vulnerable a la lucha del Pueblo africano por la democracia revolucionaria. Cuando InPDUM fue fundado en 1991, su tarea principal fue dictada por el per odo. Fue un per odo cuando el Frente de la Revoluci n Africana en EEUU todav a se tambaleaba por la derrota de la Revoluci n Negra de los Sesenta a manos del gobierno estadounidense. La Contra-insurgencia progresiva imperialista contra nuestro movimiento y Pueblo se expres como el neo-colonialismo dom stico acompa ado de la imposici n de una econom a de drogas junto con el asalto militar contra la comunidad colonizada africana que fue justificada en el nombre de una guerra contra las drogas. La mayor parte de nuestro liderazgo revolucionario hab a sido destruido por este asalto conocido principalmente como COINTELPRO. Mucho del liderazgo de nuestro Pueblo hab a sido encarcelado, asesinado, o perseguidos al exilio y la membres a de sus organizaciones dispersada. Nuestro Pueblo fue dejado sin liderazgo, con la excepci n de los clientes neo-colonialistas que fueron dados papeles prominentes como transmisores ideol gicos bufones y coberturas pol ticas para las actividades inicuas de nuestros opresores imperialistas y el sistema social capitalista. InPDUM fue fundado a la altura de este asalto contrainsurgente, principalmente como un veh culo para defender los derechos democr ticos de nuestro Pueblo y al mismo tiempo exponer la guerra contrainsurgente del gobierno contra personas africanas. El objetivo de InPDUM fue de atraer de nuevo al Pueblo africano a participar en la vida pol tica alrededor de los ataques salvajes inmediatos que efectivamente volcaban las muy re idas victorias democr ticas ganadas en los a os sesenta. Mientras que estaba ocupada en las batallas y campa as en curso que requer an un liderazgo audaz, la misi n de InPDUM fue defensiva. Sin embargo, la profundidad de la crisis actual del imperialismo que se derivan de las resistencias desenfrenadas de los pueblos del mundo ha exigido un car cter diferente de InPDUM. Desde una postura defensiva organizando a la comunidad contra las agresiones imperialistas, InPDUM ha asumido una postura de liderazgo de masas agresiva para la ofensiva final contra el imperialismo. El cambio de una actitud defensiva por InPDUM ha sido err tico y lento en llegar. Adem s, en los ltimos a os el Partido ha perdido de vista la importancia estrat gica de InPDUM para nuestro trabajo revolucionario. Esto es una contradicci n que se ha visto facilitado por el liderazgo inadecuado de esta importante organizaci n del Partido. Sin embargo, con la aprobaci n del Programa Nacional Democr tico Revolucionario, InPDUM ha sido claramente posicionada como el veh culo mediante el cual la primera etapa de nuestra Revoluci n debe librarse. En la composici n de su masa, InPDUM se est convirtiendo en la personificaci n del sector democr tico nacional revolucionario para la poblaci n africana que debe organizarse para tomar el poder pol tico negro. Esto requiere una perspectiva diferente por el Partido de la funci n de InPDUM. No est a la defensiva; InPDUM tiene que ser el catalizador din mico para la movilizaci n pol tica de los africanos en la lucha inmediata para el logro del poder democr tico nacional revolucionario- para la consecuci n del poder negro. El Programa Nacional Democr tico Revolucionario: La Base Pol tica para el Poder Negro El imperialismo estadounidense, est llevando a cabo guerras p blica en Irak, Afganist n y Pakist n. Tambi n participan en las intervenciones militares no tan p blicos en toda frica. Somalia siendo s lo un ejemplo. Al mismo tiempo, los EE.UU. est tratando de ganar apoyo p blico para alg n tipo de intervenci n en Sud n como la preparaci n para la instalaci n de la abierta dominaci n militar de EE.UU. en todo frica con el AFRICOM. Con ello, EE.UU. pretende hacer frente a sus rivales imperialistas, proteger el status quo neocolonial y dar una mayor coordinaci n para las intervenciones militares existentes y futuras en cualquier lugar de frica. Los EE.UU. tambi n est ocupado tratando de revertir su fortuna en Am rica del Sur con el aumento gradual de las actividades de contrainsurgencia contra los gobiernos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y de otros que se han alejado y se alejan del campo imperialista. Muchos gobiernos de la regi n est n ahora buscando soluciones socialistas. Los nuevos acontecimientos que han conducido al xito electoral de anti-imperialistas en Nicaragua y El Salvador seguramente han causado una creciente alarma para los EE.UU. y no hay duda de la participaci n de EE.UU. en el reciente golpe de estado en Honduras para remover a un presidente que se hab a convertido en parte de un bloque progresista que amenaza la hegemon a imperialista estadounidense en el hemisferio. El r gimen actual de EEUU tambi n esta encarado con una econom a que se ha derribado. Porque los economistas burgueses est n cegados ideol gicamente, ellos no pueden ver la conexi n entre la crisis econ mica y los xitos crecientes por los Pueblos colonizados y oprimidos para recuperar nuestros recursos, nuestra soberan a y nuestro futuro. Sin Embargo, nosotros, en el Partido Socialista del Pueblo Africano estamos claros en la conexi n, y estamos determinados a profundizar la crisis avanzando la lucha por la liberaci n y la unificaci n africana y apoyando todas las otras luchas para derrotar el dominio imperialista del mundo. Este es el contexto pol tico y econ mico del trabajo de InPDUM para avanzar nuestro Programa Nacional Democr tico Revolucionario. El objetivo principal del Programa Nacional Democr tico Revolucionario de nuestro movimiento es establecer las bases pol ticas para la lucha por el poder negro. El Programa Nacional Democr tico Revolucionario ofrece a las masas de nuestro pueblo y la gente del mundo un programa alternativo al programa depredador adelantado por el imperialismo estadounidense. El RNDP es un programa que no s lo se opone a las guerras injustas y las intervenciones de los EE.UU., sino que se une con las aspiraciones de las v ctimas de esas guerras e intervenciones. Establece la base para la unidad internacional con nuestra lucha contra el imperialismo de EE.UU.. El Programa Nacional Democr tico Revolucionario debe avanzar y ser logrado en las calles, las comunidades, las f bricas y en las universidades de los EE.UU. y el mundo. Es un programa de paz y justicia social; es un programa que da rienda suelta a las masas de nuestro pueblo en el camino para la conquista del poder nacional democr tico revolucionario, el poder de gobernarnos a nosotros mismos. Esto es lo que hace al trabajo de InPDUM tan importante durante este tiempo de profunda crisis del imperialismo. Nuestro programa no trata de ganar al Pueblo a un proceso para solucionar la crisis del imperialismo. Asimismo, contribuye a la profundizaci n de la crisis mediante la organizaci n de la unidad pr ctica de la lucha antiimperialista de los pueblos del mundo y las luchas del frente del Movimiento de liberaci n de frica en los EE.UU. por la liberaci n socialista y unificaci n de frica y los africanos en todo el mundo. Esto no es algo que debe tomarse a la ligera. Tampoco debe ser entendido como una campa a para simplemente tomar y aplicar uno o m s puntos del programa general por nosotros solamente. La tarea es llegar a ser pol ticos revolucionarios que pueden o no aplicar los puntos del programa general, pero que aceptemos como nuestra tarea principal ganar a las masas de nuestro pueblo a que tomen todo el Programa Nacional Democr tico Revolucionario como propio. El PNDR contender contra el programa de los partidos imperialistas de los EE.UU. y sus aliados menores, tanto dentro como fuera de los EE.UU. Este es el programa que queremos que la comunidad progresista internacional logre reconocer como representante de los intereses de los africanos colonizados en lucha dentro de las fronteras actuales de los EE.UU. Utilizando el programa Nacional Democr tico Revolucionario como la base para ir ganando la unidad de las masas africanas en los EE.UU. a una trayectoria revolucionaria, el Partido debe ver a InPDUM como el veh culo por el cual nos movemos para conquistar el poder real, el poder para gobernar. Como InPDUM representa la manifestaci n de organizaci n de la unidad nacional democr tica revolucionaria de las masas africanas, debemos utilizar InPDUM como un veh culo importante para el establecimiento de un gobierno provisional revolucionario nacional democr tico. El Programa Nacional Democr tico Revolucionario nos da la posibilidad de concretar la cuesti n del poder pol tico entre las masas de nuestro pueblo con el objetivo de ganar a nuestro Pueblo al derecho y la responsabilidad de un gobierno aut nomo. Esto marca un momento cr tico de nuestra lucha por la liberaci n y unificaci n de frica y de los africanos en todo el mundo desde el frente del Movimiento por la liberaci n de frica en los EE.UU. contra la dominaci n imperialista mundial y por la victoria del socialismo internacional. El avance que InPDUM le da al Programa Democr tico Nacional Revolucionario tambi n contribuye a la unificaci n de la tendencia anti-colonialista o independentistas dentro de la comunidad africana. Ahora, con la concretizaci n de la ASI como la manifestaci n material organizativa de la meta estrat gica de la Revoluci n Africana, la b squeda por InPDUM de la captura nacional democr tica revolucionaria del poder pol tico en los EE.UU. permite a nuestro partido unirse con todos los esfuerzos leg timos para capturar las formas del poder de Estado dentro de los EE.UU. Con la existencia de la ASI, el trabajo de InPDUM permite la unidad con algunos programas pr cticos de la tendencia africana contra el colonialismo y a favor de la independencia como la primera etapa de la revoluci n global de frica que tendr como resultado la captura y la unificaci n de frica, nuestra patria nacional , as como la naci n africana dispersa por todo el mundo. La Coalici n Black Is Back Avanza el Programa Revolucionario Nacional Democr tico En septiembre del 2009, un mes antes de la Convenci n de InPDUM en Filadelfia, el Partido jug un papel clave en iniciar la fundici n de la Coalici n por la Justicia Social, Paz y Indemnizaci n Black Is Back (BIB). La Coalici n fue engendrada como vehiculo para influir en la lucha contra el intento imperialista de resolver la desesperada crisis estrat gica inmediata que se ocultaba detr s del rostro de Barack Hussein Obama. La Coalici n Black Is Back inicio la primera manifestaci n contra el r gimen de Obama en Washington D.C. Tambi n fue la nica manifestaci n nacional, liderada por Africanos, contra las p lizas domesticas y extranjeras desde la elecci n de Obama. La Coalici n proporciona un instrumento excelente para adelantar las demandas nacionales democr ticas revolucionarias Africanas que fueron influidas por la participaci n de nuestro Partido y adoptadas y promovidas por la membres a de la Coalici n. La participaci n de InPDUM en la Coalici n a sido important sima, no solamente por la disciplina e experiencia que ha logrado impartir en los esfuerzos de la Coalici n, si no tambi n por que ofrece otra avenida para que InPDUM pueda avanzar el Programa Democr tico Nacional Revolucionario y la lucha por el Poder Popular Negro dentro de una verdadera organizaci n nacional compuesta por fuerzas democr ticas revolucionarias. La existencia de la coalici n Black Is Back [BIB] es otra prueba de que las ideas del Programa Democr tico Nacional Revolucionario que gu a a InPDUM es compartido por un creciente n mero de Africanos que son sacudidos y despertados a la acci n por la crisis del imperialismo. Esto tambi n es prueba adicional que Africanos de todas las clases sociales con diversos puntos de vista ideol gicos y pol ticos comparten las mismas suposiciones que InPDUM, como se puede demostrar con un extracto de la Resoluci n Principal de la Conferencia para Consolidar al BIB convocada en enero de este a o. -Nuestra lista de demandas no asume que la paz y justicia social se le va a otorgar al mundo simplemente por exigir que los recursos que hoy se le destinan a las guerras imperialistas sean desviados al uso domestico. Nosotros estamos opuestos al imperialismo. Nuestra existencia como coalici n marca el inicio de la resistencia unida contra el imperialismo, una resistencia que avanza los intereses del pueblo explotado y oprimido Africano dentro de los Estados Unidos al igual que mundialmente. -Nuestra resistencia es por el pan, la paz y el poder negro. Obviamente que la exigencia por el pan incluye a el llamado por un empleo cual contribuya al desarrollo de nuestra comunidad y el regreso de todos los recursos recientemente robados que nos debe los Estados Unidos por su respuesta a la cat strofe de Katrina y a otros sistemas clim ticos de la regi n del Golfo. -Exigimos la restituci n y el enmendar del fraude hipotecario subprime que ha resultado en el mas grande robo de riqueza Africana desde el tiempo de la esclavitud. Pero la exigencia por el pan tambi n quiere decir la indemnizaci n por todos las riquezas robadas que se han acumulado en las arcas imperialistas Norte Americanas desde la esclavitud hasta hoy. La exigencia por la paz tampoco debe ser interpretada como la paz imperialista, el tipo de paz que los verdugos imperialistas puedan apreciar, claro, mientras los esclavos no est n resistiendo y en el cual el sistema de esclavitud no es confrontado. Cuando nosotros hablamos de la paz queremos decir el tipo de paz que acompa a a la justicia social, el tipo de paz que solo se puede realizar con una feroz resistencia intransigente dise ada para derribar a la relaci n entre el opresor y el oprimido. Queremos el Poder Negro, y la auto-determinaci n. Y, aunque existan diferencias internas en la coalici n sobre como la auto-determinaci n debe mirarse en practica, todos estamos de acuerdo que el futuro y destino de nuestro pueblo deben ser independiente-mente determinados por nuestro pueblo, cual condici n de existencia esta basada precisamente en que este elemental derecho democr tico fue forzosamente usurpado por nuestros opresores. El Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano- Otro Vehiculo Contra el Imperialismo Norte Americano El Movimiento Internacional Democr tico Popular Uhuru (InPDUM) no es el nico vehiculo por el cual estamos avanzando contra el imperialismo dentro de las fronteras existentes Norte Americanas. Uno de los componentes mas importantes en el arsenal del Partido es El Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano (CSPA), una organizaci n del Partido compuesta esencialmente por Norte Americanos blancos. En muchas formas el CSPA ha sido ghettoized dentro del Movimiento Uhuru y su significado no es totalmente comprendido por si mismo o por el Partido en general. El motivo de esto es esencialmente el an lisis racial nacionalista que ha contaminado el cuerpo pol tico del Movimiento por la Liberaci n del Pueblo Africano. El nacionalismo racial ha tenido la mayor influencia dentro del movimiento diverso por la auto-determinaci n, o por la independencia de los Estados Unidos. Esencialmente ha sido un movimiento basado en el color de la piel o la identidad racial, que en muchas ocasiones liquida la importante lucha de clases y la captura Revolucionaria del poder de estado, e ignorando el tipo de sistema social que ser establecido despu s de la independencia. En muchas instancias, este nacionalismo racial ha impedido a sus defensores establecer alianzas y unidad con causas no Africanas, sin importar las implicaciones pol ticas o estrat gicas a la lucha contra el imperialismo mundial y la liberaci n de nuestro pueblo. Ocasionalmente, este nacionalismo racial ha permitido a los nacionalistas raciales unirse con los enemigos de nuestro pueblo, al igual que con t teres del imperialismo simplemente por que eran Africanos. Sin embargo, los nacionalistas raciales no son los nicos que est n atados a un an lisis racial de nuestra lucha. Asimilistas de todas las complexiones y puntos de vista pol ticos, -aspirantes negros liberales del capitalismo, rabiosos infantiles negros y blancos pseudo- marxistas junto con todos sus variantes liberales- tambi n son adherentes del an lisis racial. Hasta el Partido Revolucionario de Todo el Pueblo Africano [PRTPA], una organizaci n pan-Africanista compuesta por estudiantes y miembros de la clase media que anteriormente fue significativa, defini nuestra lucha como una lucha contra el racismo y el imperialismo, un ejemplo de una forma idealista de dualismo filos fico. Desde luego que nosotros del Partido Socialista del Pueblo Africano [PSPA] siempre hemos reconocido que el racismo es simplemente el apuntalamiento del imperialismo. El racismo son las ideas en la mente de las personas que los une con los intereses del imperialismo, muchas veces en contra de sus propios intereses. Es un conocimiento que le debe su existencia a una base econ mica que naci del parasitismo o la acumulaci n primitiva. Siempre hemos reconocido que la lucha de nuestro pueblo es por conquistar el poder pol tico independiente. Es una lucha contra el colonialismo que, cundo triunfe, convertir insignificantes las ideas en la mente de nuestros opresores nacionales y enemigos de clase. Para minimizar la intervenci n de la conciencia de raza en nuestro Partido y en el mbito donde nuestro partido tiene influencia, siempre hemos intentado hablar de la gente blanca en t rminos generales, e identificarlos como europeos y a los ciudadanos de cualquier estado en particular por el nombre aceptado de ese estado. Es por este motivo que preferimos referirnos a los blancos en los Estados Unidos como Norte Americanos por su identificaci n con el estado Norte Americano. Esto nos ayuda a clarificar nuestra relaci n como oprimidos y opresores en la misma forma que es claro para los Vietnamitas y otros que se han enfrentado al poder blanco. Esta claridad permiti a los Vietnamitas desarrollar una estrategia, durante su lucha para expulsar a los ocupadores colonialistas Norte Americanos, que era capaz de distinguir entre los Norte Americanos Estadounidenses y lo que ellos definieron como la colonia interna del Pueblo Africano. De la misma forma que los blancos son europeos y norte americanos, nosotros somos Africanos, no negros. Una identidad que liquida nuestra lucha por la liberaci n nacional y la consolidaci n del estado nacional Africano. Esto le da una definici n pol tica diferente a nuestra relaci n y correctamente informa a nuestra lucha por la liberaci n Africana, la unificaci n y por el socialismo. El nacionalismo racial limita la habilidad de nuestro movimiento para definir la base de la unidad con cualquiera que no sea negro, mientras que el Internacionalismo Africano es capaz de definir nuestra unidad con cualquiera en t rminos determinados por nuestra misi n anti-imperialista para unir, liberar y unificar a frica y a la naci n Africana dispersada bajo el liderazgo de la clase obrera trabajadora Africana. El nacionalismo racial esta basado en el idealismo filos fico y representa el punto de vista de los imperialistas burgueses que inventaron el concepto de razas para facilitar el dominio del capitalismo, que fue engendrado como sistema mundial y como el poder blanco. Es interesante notar que muchos de los nacionalistas raciales, al igual que los asimilistas, han encontrado unidad en su apoyo por la campa a y presidencia de Barack Hussein Obama, el ejemplo imperialista mas desesperado del poder blanco en piel negra. Mientras que el Partido Socialista del Pueblo Africano se puede sentir orgulloso de su largo expediente en abogar por el entendimiento cient fico en nuestra lucha y para destruir la base ideol gica de la mayor a de las nociones retrazadas en cuanto a nuestra lucha por la liberaci n y el socialismo, tampoco hemos sido absolutamente inmunes a las influencias ideol gicas y pol ticas del mundo. Por otra parte, la actitud imperial que muchas veces acompa a a los blancos, y de ves en cuando a miembros del Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano [CSPA] en oposici n a su l nea pol tica y p lizas formales, ha alimentado al subjetivismo de algunos miembros del Partido. Ocasionalmente, esto a subyugado o comprometido la l nea pol tica del Partido entre los Africanos con relaci n a la idea de razas y el Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano. Sin embargo, se tiene que decir claramente que el Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano [CSPA] a comprobado ser una organizaci n invaluable para el Partido. Nos ha proporcionado con una divisi n de trabajo que nos a permitido extender la lucha por la liberaci n Africana y el socialismo a la sala y comunidades de la poblaci n opresora blanca. Solamente los que est n ciegos pol ticamente pueden ignorar el valor de esto. Los camaradas del Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano [CSPA] son una ventaja estrat gica que tambi n le ha proporcionado al Partido algunos de nuestros cuadros mas dedicados y heroicos. El Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano [CSPA] esta compuesto por cuadros que han sido golpeados y arrestados por la polic a, secuestrados y traumatizados en programas de desprogramaci n, se han convertido en amantes de mayates para la izquierda blanca, y en ocasiones han tenido que aguantar formas de excomulgaci n por sectores de la sociedad blanca. Algunos veteranos de nuestro movimiento, custodios de gran parte de nuestra historia de lucha, de las t cticas y estrategias de nuestro Partido, fueron entrenados por nuestro Chairman hace 30 a os, y hoy forman parte de la membres a de el Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano [CSPA]. Su consentimiento de adoptar el Internacionalismo Africano como algo propio y de aguantar las dificultades y las luchas consistentes con esta aceptaci n de la cosmovisi n del Partido, ha resultado en el desarrollo de una agrupaci n apretadamente tejida con una membres a que ha aprendido a trabajar en unidad y con mucha pasi n para el Internacionalismo Africano y el Partido. En las filas del CSPA, hay camaradas que han mantenido su puesto en nuestro movimiento por mucho mas tiempo que la mayor a de la membres a del Partido. Son camaradas que en muchas ocasiones han estado dispuestos aguantar y repartir cr tica y autocr tica severa como un aspecto de su vida Partidaria. Han aguantado interrupciones en sus relaciones personales y, basado en la direcci n del Partido, se han mudado a diferentes estados y ciudades para completar tareas pol ticas. Estos son camaradas que sus historietas pol ticas como Internacionalistas Africanos los ha preparado para las tareas cruciales que se aproximan. La elecci n y selecci n de Obama como presidente de los Estados Unidos es una arma en las manos del opresor para sembrar aun mas confusi n sobre el tema de las razas dentro de los Estados Unidos. El hecho de que fue elegido con un substancial n mero de votos por parte de los ciudadanos de la naci n blanca opresora se esta utilizando para absolverse, junto con el gobierno estadounidense, de cualquier responsabilidad de las condiciones de vida que confrontan al Pueblo Africano. El an lisis racial apoya a esta err nea conclusi n oportunista. Sin embargo, la existencia y el trabajo del Partido con el CSPA, permitir al Partido contender a esta explicaci n burguesa de la realidad presente. La existencia y el trabajo de la CSPA permite al Partido contender con la traici n imperialista de Obama como el poder blanco en piel negra, con nuestro propio poder negro en piel blanca. El CSPA representa un desaf o concreto y vivo para las falsedades burguesas y proporciona un ejemplo de lo que es una relaci n con principios hacia los Pueblos en lucha alrededor del mundo. El CSPA nos muestra la l nea a seguir que puede resultar en la resoluci n de la contradicci n que separa a los blancos del resto de la familia humana y los arma para luchar por el poder negro bajo sus propios intereses ego stas. Los Blancos Deben Alinearse Con Los Trabajadores Africanos No Con El Capitalismo Parasitario El presente periodo, las contradicciones del imperialismo se est n generalizando. Las luchas sucesivas, como las cascadas, de los Pueblos oprimidos del mundo exitosamente est n cambiando los per metros pol ticos e econ micos del mundo. Esta es la fuente de la crisis del imperialismo y el motivo por el cual los imperialistas se han preparado para un estado de guerra permanente, lo que actualmente caracterizan como la guerra contra el terrorismo. Sin embargo, a pesar de toda la duplicidad imperialista y los reclamos de luchar el terrorismo, la guerra imperialista esta cada vez m s desacreditada como soluci n viable. La crisis econ mica y la respuesta del estado colonialista burgu s a ella est n exponiendo a m s grandes n meros de ciudadanos norteamericanos de la naci n opresora a la ansiedad econ mica y a la atrocidad pol tica. Las preocupaciones ego stas de los ciudadanos norteamericanos de la naci n opresora son verdaderas. El problema es que hist ricamente la poblaci n norteamericana, generalmente se ha unido con soluciones a sus problemas percibidos al costo de africanos y otros. Este es un ejemplo del poder de la base ideol gica del imperialismo. Hist ricamente los iniciadores y ltimos beneficiarios de esta ideolog a la han utilizado para promover y validar la capacidad obscena de los blancos para unirse con su propia clase gobernante y oportunistamente separar sus propios intereses ego stas de los intereses de la mayor a de los Pueblos del mundo. Este oportunismo norteamericano tradicional - la tendencia para aceptar beneficios de corto t rmino para s mismos, a costa de los intereses a largo plazo de los Pueblos del mundo sirve para proteger al imperialismo, dividiendo a las personas norteamericanas y a los auto definidos progresistas, de los pueblos en lucha alrededor del mundo. Sin embargo, durante este periodo cuando tantas de las contradicciones inherentes del imperialismo est n en un estado de convergencia simultanea, tenemos la oportunidad mas significativa, quiz s en la historia, de ganar a un significado n mero de los sectores norteamericanos de la naci n opresora a unirse con una soluci n revolucionaria. En la antes citada presentaci n para el Segundo Congreso de la Tercera Internacional comunista de 1920, Lenin se dirigi a la pregunta del oportunismo blanco y su base material con estas palabras: - Por qu es qu este oportunismo es mas fuerte en Europa del Oeste que en nuestro propio pa s Ruso? Es por que la cultura en los pa ses avanzados ha sido, y continua siendo, el resultado de poder vivir al costo de la vida de miles de millones de oprimidos. Es por que los capitalistas de estos pa ses obtienen una ganancia mas grande de esto, que de lo que pueden obtener saqueando a los trabajadores de su pa s. -Son estos miles de millones en s per ganancias que forman la base del oportunismo en el movimiento de la clase trabajadora blanca.- Hoy, con los norteamericanos sintiendo dolor y a menudo debiendo responder a el, nosotros debemos buscar las ocasiones de utilizar su propio dolor como el punto de partida en la discusi n, ayud ndolos en el proceso a reconocer que aunque ellos no est n acostumbrados a ello, su dolor no es un dolor especial. Ellos Deben comprender que su dolor es un dolor nacido de la muy naturaleza de un sistema social construido y sostenido por el dolor de esclavitud, el colonialismo y genocidio cometido contra la mayor a de la poblaci n del mundo. La teor a del Internacionalismo Africano debe de ser llevado a los norteamericanos y europeos. El Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano es el arma poderosa que emplearemos en esta tarea cr tica. Para ser efectivos no es suficiente s lo educar a la poblaci n norteamericana sobre las agresiones del imperialismo contra Africanos y contra otros. Debemos desarrollar nuestra capacidad para explicarle a la poblaci n norteamericana la conexi n entre su crisis actual y la naturaleza de un sistema nacido de la esclavitud, el colonialismo y el genocidio. El Comit en Solidaridad con el Pueblo Africano debe llegar a ser misioneros inversos, llevando la verdadera civilizaci n al mundo blanco, la civilizaci n que les ayudar a deshacerse de la superstici n de la separaci n y superioridad raciales con el reconocimiento que su destino y su posibilidad de un futuro verdadero depender de su consentimiento para unirse con nosotros para destruir al Dios fallado de una supremac a blanca, basada en el parasito. Los sectores enajenados de las personas norteamericanas deben ser tra dos a una comprensi n cient fica de las contradicciones ellos mismos est n enfrentando. Es decir, nosotros debemos llegar a ser expertos en ganar a los norteamericanos a la solidaridad. Bas ndonos en el reconocimiento que la solidaridad es la nica ruta para crear un sistema nuevo que los liberar de la segregaci n del resto del mundo dise ada por el imperialismo Y de la explotaci n y otras contradicciones con que procuran contender en su aislamiento imaginario del resto de nosotros. La poblaci n blanca debe llegar a ser anti colonialista como asunto de defensa propia. No todos los norteamericanos que apoyan y votaron por Obama fueron motivados por el oportunismo consciente, que no quiere decir que esto hace al oportunismo menos significativo. Algunos norteamericanos realmente vieron su apoyo y voto para Obama como tomando una postura en los intereses de la justicia racial y la conciliaci n. Aunque el oportunismo honesto es motivado por convicci n, es m s peligroso por que en este caso tambi n es un oportunismo que puede ser susceptible a la educaci n hacia el sendero correcto de la justicia racial . Durante este per odo hay mucho movimiento pol tico a nivel local entre los norteamericanos o blancos. Un ejemplo de esto son los llamados participantes del Tea Party, as denominados por la merienda de Te de Boston en 1773 que populariz la lucha entre la naciente clase capitalista de EEUU, atados directamente o indirectamente al comercio en personas africanas, y el Imperio ingl s para el control de los recursos robados de las personas Ind genas de lo que ahora es conocido como EEUU. El movimiento actual del Tea Party es incitado por algunos de los sectores m s reaccionarios de la poblaci n blanca, en su mayor parte atados a varios grupos de la clase gobernante y, en algunos casos, uno de los partidos gobernantes. Mientras esta actividad del nivel local a menudo critica tales cosas como los rescates bancarios y acaparadores grandes de Wall Street , ha sido caracterizado por efusiones vocales de odio racial, el anticomunismo y los ataques contra los llamados inmigrantes. Muchas de estas personas blancas supuestamente nunca han participado en la vida pol tica. Son blancos ordinarios que han disfrutado de los beneficios del saque de los oprimidos alrededor del mundo y de los recursos depositados en las sucursales gigantes y en los tanques de gasolina de EEUU. Sin embargo, la crisis nacida de la tendencia inherente de una econom a basada en tal parasitismo para decaer y pudrirse, los ha forzado a buscar explicaciones sobre la confusi n social, pol tica y econ mica que experimentan y presencian. El CSPA es la vanguardia del trabajo del Partido para explicarle a los sectores enajenados de la poblaci n norteamericana sobre la base del caos que les causa tanta ansiedad. Los norteamericanos, como la mayor a de europeos, asume que tienen una idea de la base de las contradicciones a causa de las fantas as que hist ricamente les han contado acerca de la fuente de su riqueza y su relativa buena fortuna. Es sobre esta falsa base ideol gica que los demagogos norteamericanos han movilizado a sectores grandes de la poblaci n blanca. No obstante, sos son recursos robados de otros que han llegado a ser cada vez m s dif ciles para proporcionar en sus paseos y supermercados. Pero el petr leo es ajeno, arrancado de la tierra con consecuencias sangrientas por las que ellos ahora tienen que pagar m s. La bauxita, coltan, el oro y los diamantes junto con los frijoles de cacao, el algod n y la ropa baratamente producida nos ha costado al resto de nosotros mucho y nuestras luchas combinadas para tomar control de nuestras vidas y de los recursos afectan la capacidad de norteamericanos y otros europeos para disfrutar de una econom a parasitaria que requiere la miseria global para mantener un oasis de felicidad blanca. Este trabajo por El CSPA no es f cil y no proporciona evidencia inmediata de un xito general. Sin embargo, es la nica manera hacia adelante si es que los blancos quieren terminar su aislamiento del resto de nosotros y sobrevivir para tomar parte en un nuevo mundo libre de la opresi n y explotaci n. Es un trabajo que requiere un proceso progresivo de intervenci n en los asuntos que est n movilizando a los blancos con una explicaci n cient fica sobre sus condiciones de existencia, como beneficiarios del rob de riquezas y tambi n como las v ctimas de una crisis parasitaria. Nuestro xito esta garantizado por el hecho de que tenemos las nicas respuestas que hablan sobre la realidad de los asuntos inmediatos que est n afectando a los blancos y al mundo. Muy pronto los blancos, como todos los dem s, ser n forzados a aceptar la verdad objetiva sobre las tonter as raciales que solo auto satisfacen a los blancos. La revista Newsweek, un diario de EEUU de la clase blanca en el poder, en su edici n del 29 de marzo, 2010 , cita al presidente anterior de EEUU, William Jefferson Clinton, cuando describe la ansiedad penetrante de los norteamericanos frente a la administraci n de Obama: -Hay razones objetivas por cuales inmensos n meros de norteamericanos est n confundidos, enojados, frustrados y atemorizados,- dijo Clinton. Elaborando en los consejos de Clinton a Obama, el art culo pasa a decir: -Cu ntenos c mo lo que usted explica nos dirigir a un mejor lugar y describa ese lugar. No asuma nada; rep talo hasta que est entumecido. S lo entonces el mensaje comenzar a penetrar. ..- Esto tambi n es buen consejo para los revolucionarios en general, pero es especialmente verdadero para el trabajo del CSPA. Este es el concurso que encara en la competici n con todas las fuerzas de reacci n y los instintos de la poblaci n blanca que los unir reflexivamente con el imperialismo. El CSPA es la arma primaria del Partido en esta lucha en este tiempo cr tico cuando todas estas contradicciones impresionan en tantos de los sectores enajenados de la poblaci n de EEUU al mismo tiempo. Esta no es una tarea f cil, pero ciertamente no puede ser m s dif cil que las tareas que estos camaradas han tomado en el pasado. Significa simplemente que tendremos que desarrollar nuevas t cticas, las estrategias y los enfoques a este trabajo. Pero es necesario y ser hecho y ganaremos. El AAPDEP es una Herramienta Contra el Parasitario Desarrollo Capitalista El Desarrollo del All African People s Development and Empowerment Project (AAPDEP) es otra formaci n del Partido que ha aumentado nuestra posici n estrat gica. Todav a tenemos mucho en aprender acerca de c mo desarrollar esta organizaci n y mejor utilizarla para avanzar nuestra lucha, pero el trabajo que ha hecho hasta ahora demuestra claramente su potencial. El impacto del desarrollo capitalista a costa de frica y personas africanas siempre ha estado en el coraz n de nuestro trabajo revolucionario. Verdaderamente, es la base de nuestro trabajo y nuestra demanda para la transformaci n revolucionaria. Sin embargo, el desarrollo capitalista, hist ricamente ha chupado los recursos humanos y materiales de frica, dejando a nuestros Pueblos dispersados, azotados, y empobrecidos, no pueden ser invertidos corto de revoluci n. El AAPDEP es un instrumento importante en la lucha contra el desarrollo capitalista parasitario. Nos permite iniciar proyectos ego stas de desarrollo por la liberaci n, que contribuir n a socavar el desarrollo capitalista parasitario y las estructuras neo-coloniales puestas en su lugar para promover y protegerlo. El AAPDEP nos permite alejarnos de la pol tica que gimotea de subdesarrollo que son utilizados para caracterizar nuestras condiciones de existencia en frica y en otras partes. La AAPDEP promueve y se organiza alrededor del desarrollo para la liberaci n bajo el liderazgo del proceso revolucionario. Esto es consecuente con la estrategia del Partido de desarrollar el Poder Contendiente Dual, el poder democr tico nacional y revolucionario de los Pueblos que conscientemente est n en contienda con el poder del estado existente en el servicio de la clase imperialista. En Sierra Leona, AAPDEP, ha iniciado y/o tomado parte en varios proyectos de desarrollo. Hemos iniciado y completado un programa de agua de cosechando-lluvia que trae agua potable a una comunidad all , que sufre, como la mayor parte de Sierra Leona, con las consecuencias de enfermedades a causa de la falta de agua potable. Hemos hecho el trabajo preliminar para crear una facilidad de asistencia sanitaria/ medica para responder a las condiciones terribles de la salud que tienen como resultado el que tres de cada cinco mujeres en Sierra Leona muera durante el parto (esto es m s que la alta tasa reclamada por las Naciones Unidas de uno en ocho). Actualmente, nos estamos moviendo para ayudar con un programa de agricultura que proporcionar alimento, empleos, y alg n comercio all . Adicionalmente, el AAPDEP ha comprado un motor de barco para ayudar a una comunidad pesquera para que compite con flotas pesqueras extranjeras imperialistas que pescan en exceso el litoral, m s all que la capacidad de los esfuerzos no-motorizados sierraleon s. Este proyecto no s lo proporcionar pescado para la comunidad, pero tambi n contribuir a la capacidad de la comunidad para vender el pez excedente para mitigar algunas necesidades importantes. Esto no es trabajo de caridad hecho por AAPDEP. Ni es trabajo que asume que la soluci n a los asuntos que atacan a nuestro Pueblo en frica Occidental son unos pocos proyectos de agua de lluvia, la asistencia sanitaria, la agricultura y programas pesqueros. Este trabajo de AAPDEP se hace bajo el liderazgo de fuerzas revolucionarias de la Internacional Socialista Africana en Sierra Leona. Es efectivamente uno de los m todos que utilizamos para aumentar la posici n pol tica de nuestro movimiento en su contienda con los neo-colonialistas locales- sirvientes del imperialismo. La AAPDEP tambi n esta embrollado en proyectos en EEUU, en particular en la agricultura comunitaria y en la horticultura urbana ante la crisis econ mica creciente. Esto tambi n es hecho para mejorar nuestra posici n pol tica en la lucha contra el colonialismo. El hecho es que sea en EEUU, Sierra Leona o cualquier otro lugar en el mundo, nos estamos moviendo para tratar los asuntos y preguntas que impresionan a Nuestro Pueblo que los gobernantes son incapaces o no est n dispuestos a resolver. Esto nos ayuda a concretar el asunto del autogobierno democr tico revolucionario, y al mismo tiempo, a exponer las contradicciones del capitalismo-colonialismo. La Organizaci n Internacionalista de Estudiantes Africanos Gana a los Estudiantes a la Revoluci n Africana El Partido tambi n se ha movido a construir un ala de estudiantes de nuestra organizaci n. La Organizaci n Internacionalista de Estudiantes Africanos (AISO), es nuestro trabajo para ganar a estudiantes africanos a un lugar permanente en la Revoluci n. Los estudiantes no son una clase. Sin embargo, por el proceso imperialista de vetting, las definiciones aceptadas de lo que significa el xito, especialmente entre las masas sujetas y colonizadas, no es excepcional que estudiantes africanos carguen aspiraciones peque a-burguesas profundamente arraigadas. El AISO debe ser el arma en las manos de la clase obrera africana para desafiar a estudiantes africanos a llegar a ser intelectuales revolucionarios. Deben ser influidos por AISO para rechazar las tentativas de seducci n institucionalizado, los esfuerzos progresivos para construir una pared de desprecio entre los estudiantes y la clase obrera africana, en la mayor a de los casos sus vecinos, amigos y familias. Los estudiantes africanos deben darse cuenta de que su presencia en las instituciones acad micas es resultado de concesiones ganadas en sangrientas batallas de la clase obrera para tener acceso a lo que fue asumido ser una avenida para el adelantamiento de nuestro Pueblo entero, y no el autobombo de un reducido n mero. Hay organizaciones africanas de estudiantes en muchos recintos a trav s de EEUU, muchos han existido como resultado de las luchas de los a os sesenta. En su mayor a, estos estudiantes participan en actividades de poca importancia y a veces decadentes. Estos grupos tambi n funcionan como sindicatos de empresa o como armamentos de la administraci n institucional. En el mejor de los casos, ellos se embrollan en reformas secundarias, a menudo dirigido en mejorar su terreno como estudiantes. Muchas veces estos estudiantes son atra dos a formaciones o expresiones de cultura africana - a veces m sticas - que no van a ninguna parte. O, expresan su militancia, auto definida como blackness, patrocinando , en su universidad a artistas, algunos de los cuales son altavoces pol ticos. En casi cada caso, cuando estos estudiantes se grad an o dejan su campus por cualquier otra raz n su salida marca el fin de su activismo pol tico. La AISO es el m todo del Partido para ganar a los estudiantes a nuestra Revoluci n. Es nuestra manera de tomar, como nuestra base, las universidades, los colegios e incluso los institutos de High School , donde miles de estudiantes africanos buscan respuestas a los asuntos que confrontan a Nuestro Pueblo y al mundo. La AISO es la manera del Partido para refutar la ideolog a burguesa en los meros centros de producci n y la reproducci n de las ideas colonialistas burguesas y sus representantes pensadores. El sistema de ense anza de EEUU, es una de las mas grandes armas que es utilizada para socavar el conocimiento revolucionario de nuestro Pueblo. Es un sistema que asume para si mismo la tarea demasiado sutil de civilizar a estudiantes africanos. Es un sistema que esta basado en la suposici n que los estudiantes africanos son buques simplemente vac os, que no traen una historia digna, ni una cultura propia al proceso educativo. Esperando ser llenados con el conocimiento colonialmente informado blanco. Esto tiene como resultado una resistencia instintiva por la mayor parte de los estudiantes africanos (especialmente en los centros e institutos), la criminalizaci n de muchos y un proceso de vetting contra esas almas t midas y maleables que m s probable van a realizar futuras funciones neo-coloniales contra los intereses de africanos y de otros Pueblos oprimidos y trabajares. El proceso de vetar contin a durante la educaci n superior, donde los estudiantes se enfrentan a intensivos asaltos ideol gicos y a los resultados de la reversi n de las pol ticas ganadas por nuestro movimiento durante un punto m s alto de resistencia que abri las puertas de los colegios y universidades a m s africanos y a estudiantes colonizados. Sin Embargo, el ataque clave contra los estudiantes es el creciente costo de la ense anza, que sirve para eliminar una proporci n m s grande de estudiantes africanos. Esto deja la posibilidad de una educaci n, a n siendo colonial, principalmente abierta a un elemento reducido del lite de la poblaci n africana. Obviamente que los organizadores de AISO no sufrir n de una escasez de asuntos alrededor de los cuales pueden afilar su capacidad luchadora y organizar a estudiantes y a sus padres en miembros y partidarios de AISO y la Revoluci n. AISO puede girar los centros de estudio en campos de batalla ideol gicos y pol ticos que tendr n significado m s all de los campus. Tales luchas durante este per odo en las vidas de los estudiantes pueden servir para formar y desarrollar un conocimiento militante africano Internacionalista que para muchos de ellos puede ser para siempre. Los centros educativos proporcionar n a nuestro Partido con una base de africanos cuyo empe o primario esta basado intelectualmente. Estos son africanos que est n abiertos a nuevas ideas y que r pidamente est n desarrollando la capacidad para procesar y desarrollar ideas. Al Construir el AISO, nosotros le aseguramos a la Revoluci n un flujo continuo de reclutas revolucionarios que son ganados a las ideas de la Revoluci n y tienen una capacidad m s grande de mejorar y transmitir esas ideas revolucionarias. Levantamos inmediatamente el nivel de discusi n pol tica dentro de nuestro Partido y el movimiento en total. Sin embargo, nuestro trabajo para consolidar el AISO ha dejado mucho que desear y debemos considerar ste como uno de los asuntos sobresalientes para resolver. Nuestro Quinto Congreso como Partido, debe contribuir mucho a nuestra capacidad para tomar efectivamente este trabajo. La Iglesia de Redenci n Africana: La Respuesta del Partido al Idealismo Religioso Actualmente, el Partido tambi n trabaja para ofrecer una respuesta efectiva al idealismo religioso que aparentemente esta creciente dentro de nuestras comunidades oprimidas y colonizadas en EEUU y a trav s del mundo. Todav a no esta claro que efecto tiene este idealismo religioso en los sectores m s din micos de nuestra comunidad en EEUU, la influencia negativa de la interpretaci n y de el liderazgo religioso reaccionario, que generalmente de forma activa o pasiva est n conectados con las clases gobernantes, eso es innegable. En el Continente de frica y en comunidades africanas en Europa, especialmente entre africanos recientemente expatriados, las iglesias masivas crecen diariamente, llenas de pobres y oprimidos que les ense an que su sufrimiento terrenal ser recompensado en una vida despu s de la muerte. El Partido Socialista del Pueblo Africano es un partido cuya filosof a esta arraigada en el materialismo filos fico. Somos materialistas, y punto. Esto es verdad a pesar de que hay idealistas filos ficos en nuestros grados - algunos de quien se puede decir estan el closet- mientras otros son materialistas inconsistentes. Nuestro trabajo es de ganar a africanos lejos de toda la superstici n, especialmente la superstici n religiosa, que sirve para socavar la confianza humana en nuestra capacidad de tomar control de nuestras propias vidas y el futuro de nuestro Pueblo y Continente. Sin embargo, como materialistas reconocemos la influencia de la religi n en este mundo y nosotros estamos atentos en ganar el n mero m s grande de personas posibles a la Revoluci n. No s lo procuramos ganar un cristiano o un musulm n o alg n otro adherente religioso a la Revoluci n, nosotros lo vemos como una parte de nuestra responsabilidad de ganarlos. Esto es consecuente con nuestro reconocimiento de la lucha democr tica nacional revolucionaria como la primera etapa de la Revoluci n que requerir la participaci n consciente de la poblaci n democr tica, nacional, y revolucionaria, inclusive personas y grupos religiosos de todas las persuasiones. Es en este contexto que nosotros, materialistas hist ricos, miramos de cerca la posibilidad de crear la Iglesia Africana de Redenci n, una instituci n no sectaria abierta a todos los que adhieren a puntos de vista y convicciones religiosas. Esto no ser a una tentativa de ganar a africanos a la religi n; m s bien ser a una tentativa de ganar el religioso a la revoluci n. Hablamos aqu acerca de una instituci n que podr a proporcionar una base religiosa para ganar nuestra Revoluci n. Podr a contender con otras instituciones y las interpretaciones religiosas que disculpan a el imperialismo y a nuestra opresi n y asaltar a instituciones religiosas que son utilizadas como un escondite por aquellos que las usan como una excusa para no asumir su responsabilidad para el futuro de sus ni os, su clase y su naci n oprimida y dispersada. Ha habido discusiones acerca de este asunto durante un tiempo en el Partido. Nuestra dificultad est en el hecho que esos africanos en nuestros grados que dirigir an este esfuerzo de ir construyendo una iglesia, ellos mismos son idealistas filos ficos; son individuos que tienen convicciones religiosas. El Quinto Congreso del Partido nos debe proporcionar una respuesta a la pregunta de c mo el Partido puede lograr y mantener a la organizaci n de iglesias bajo su disciplina para que el resultado sea de traer al religioso a la Revoluci n y no crear simplemente un proceso de idealismo religioso negro que sirva para socavar a la revoluci n. Influyendo y Organizando al Obrero Africano Optimistamente este per odo tambi n ver al Partido lograr una influencia m s grande dentro del trabajo organizado, especialmente dentro de sindicatos con una asociaci n africana significativa. Mientras que reconocemos que dentro de una econom a mundial capitalista todos los trabajadores son explotados en el punto de producci n, esto tiene implicaciones diferentes para trabajadores de pa ses cuyos pueblos y recursos constituyeron la acumulaci n primitiva, o el comienzo del sistema capitalista. Esta acumulaci n primitiva , constituida por pa ses y continentes enteros y todo lo que se produce en ellos, que se deriva de la esclavitud y la dispersi n de los africanos en frica y en el mundo y sigue funcionando a trav s del colonialismo y el neocolonialismo, es oscurecida por la producci n capitalista en el punto de la producci n. Ni los trabajadores ni los economistas imperialistas son capaces de reconocer la relaci n entre la extracci n brutal de colt n del Congo, devastado por la guerra, y la capacidad de tener puestos de trabajo en Silicon Valley en California y el eficiente funcionamiento de computadoras baratas a trav s de los EE.UU. y alrededor del mundo. Ellos no reconocen la relaci n de la extracci n de la bauxita de las minas en Guyana y Guinea Conakry en frica y la consiguiente p rdida de la soberan a y la libertad, a los empleos creados en los EE.UU., Canad y otros lugares en el mundo europeo y su capacidad para hacer compras en cualquier supermercado local de bienes de aluminio producidos a bajo precio en los puntos de producci n all . Del mismo modo, los trabajadores africanos, mexicanos y otros en los EE.UU., as como a los internos colonizados en otras partes del mundo europeo, mientras que son explotados en el punto de producci n como trabajadores, sufren la brutalidad de la dominaci n colonial que no se puede resolver simplemente luchando por recuperar la p rdida de valor robado en el punto de producci n. La nuestra, es una lucha por nuestra liberaci n como pueblo y como una naci n cautiva y dispersada, cuya patria nacional proporciona forraje para la producci n capitalista que alimenta a los capitalistas y a todos los beneficiarios del desarrollo capitalista. Nuestra tarea es ganar a los trabajadores africanos a una conciencia de s mismos como trabajadores que nunca reciben el valor de su trabajo y muchas veces ni siquiera el valor necesario para reproducir la vida real y la capacidad de trabajo. Adem s de educar a los trabajadores sobre este robo de valor que hace ricos a los burgueses a costa de los trabajadores, como africanos, los trabajadores deben ser llevados a la comprensi n de que es nuestra opresi n colonial como Pueblo que hace que esta explotaci n sea posible; que es nuestra experiencia a punta de bayoneta que cre las condiciones para la explotaci n de los trabajadores de la naci n opresora al punto de producci n. Por lo tanto, los trabajadores africanos deben ser llevados a la conciencia de su tarea de dirigir la lucha en contra de nuestra opresi n nacional como una necesidad estrat gica para la emancipaci n de la mano de obra africana y la elevaci n de la clase trabajadora africana a la posici n de la clase dominante de una frica liberada y unida de los africanos en todo el mundo. A trav s de la Internacional Socialista Africana, el Partido se comprometi a construir una uni n internacional de mano de obra africana que tomar a la lucha para ganar concesiones de los jefes donde los trabajadores est n empleados, tanto en los sectores informales como los formales de las econom as en las que trabajan. Sin embargo, la tarea m s importante de nuestro trabajo en la uni n de mano de obra ser a la de llevar la ciencia revolucionaria a las luchas de los trabajadores y ayudarlos a avanzar hacia la derrota de la existente clase dominante burguesa, y de darle vuelco al estado capitalista en el proceso de s mismos, como trabajadores, convirti ndose en la nueva clase dominante en una sociedad socialista. Esta ser nuestra principal tarea de trabajo con la mano de obra aqu en los EE.UU. Y, si bien tenemos una historia que se remonta muchos a os de trabajo intermitente con los sindicatos africanos en los EE.UU., nunca ha tenido una importancia estrat gica para nuestro partido. Esto tiene que cambiar y espero que estemos en el camino para contribuir a ese cambio. El Partido Tiene Que Tocar el Punto de la Masiva Encarcelaci n Africana El Quinto Congreso del Partido debe resolver el establecimiento de nuevo de la Organizaci n Nacional Africana de Prisiones (ANPO) o alg n otro veh culo similar de organizaci n que pueda intervenir en esta cuesti n cr tica de la encarcelaci n en masa del Pueblo africano. En 1979 el Partido si organizo a la ANPO como una respuesta a este ataque abiertamente brutal contra los derechos democr ticos y la integridad de nuestra comunidad colonizada. Contradicciones internas dentro del Partido, incluyendo la falta de capacidad de liderazgo coherente de ANPO, permiti a la organizaci n morir una muerte prematura. Hoy, con m s de 2,3 millones de personas en las prisiones, los EE.UU. tiene, con mucho, la mayor poblaci n carcelaria del mundo, superando en n mero a la poblaci n carcelaria de China por casi un mill n de personas. Una de las razones obvias para explicar el elevado n mero de presos en los EE.UU. es la presencia de africanos y otros internos colonizados. Los africanos, que seg n el censo de EE.UU. s lo constituyen el 13 por ciento de la poblaci n de los EE.UU., representan al menos la mitad de los presos. Algunas explicaciones sin sentido para esta tasa de encarcelamiento de nuestro Pueblo, incluyen sandeces como familias disfuncionales y comunidades patol gicas, las econom as pobres de las comunidades con altas concentraciones de africanos, la insuficiencia de conocimientos de empleo, etc. Sin embargo, todas estas explicaciones no reconocen que, hist ricamente, una forma de encarcelamiento ha victimizado a nuestro Pueblo desde que llegamos a las costas de los EE.UU. como cautivos esclavizados. Incluso al final de la esclavitud formal de nuestro Pueblo, la 13 Enmienda a la Constituci n de los EE.UU., aprobada por el Congreso en enero de 1865, dio la cobertura democr tica a nuestra esclavitud que continu a trav s del uso de las prisiones, con estas palabras: Ni la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, excepto como castigo de un delito que el responsable haya sido condenado, existir dentro de los Estados Unidos ni en ning n lugar sujeto a su jurisdicci n. (El subrayado es m o) La verdadera medida de la importancia de estas palabras para los africanos y la c rcel se ver a en la aplicaci n posterior a la esclavitud de los convictos de arrendamiento financiero en todo el Sur. El arrendamiento de convictos, que ha sido caracterizada como peor que la esclavitud , fue una pr ctica odiosa de arrendamiento de africanos que fueron condenados con cargos artificiales, y a veces con cargos de dise o a las plantaciones de ex-propietarios de esclavos y a las grandes corporaciones mineras de EE.UU. El arrendamiento financiero de convictos se consideraba peor que la esclavitud porque a diferencia de la situaci n con los desp ticos propietarios de esclavos, que ten an alg n inter s en la preservaci n de su Africano como propiedad privada, los Africanos condenados eran propiedad del Estado y de los degenerados a quien le fueron arrendados y no se preocupaban por su seguridad o su bienestar. La consigna del arrendamiento financiero de condenados era Uno muere, consigue otro. Adem s de ser sometidos a los trabajos m s peligrosos y agotadores, los m s sucios y aplastadores de dignidad, la tortura era un deporte que se practicaba com nmente contra los africanos encarcelados. Cuando el sistema de arrendamiento financiero de convictos termin finalmente, despu s de casi cien a os de duraci n, prisiones especiales que replicaban el sistema de plantaciones de la esclavitud fueron utilizadas en todo el Sur para controlar a la poblaci n Africana colonizada y extorsionar m s mano de obra esclava de los africanos. Prisiones como Atmore-Holman y Parchman en Alabama y Mississippi y Raiford y Angola en la Florida y Luisiana se convirtieron en el modelo para el sistema de las c rceles en los EE.UU. Hoy las c rceles son pozos negros de asesinato, violaci n y otras formas de violencia que son tolerados y animados en todo el sistema penitenciario como un medio de bestializar y controlar a los prisioneros, as como a la poblaci n africana en general. Unidades de Vivienda Especial (SHU), que utilizan t cnicas de privaci n sensorial y deformaciones de la mente son gratuitamente utilizadas como medio de tortura. Si bien todo el sistema penitenciario es una forma de opresi n de clase, tiene un car cter especial en los EE.UU. que est fuertemente influenciada por su uso como una herramienta de control de los africanos, mexicanos y otros s bditos coloniales. Es el uso de las prisiones como una herramienta de control colonial - su uso para controlar a los otros - que hacen que su tradici n sangrienta y pr cticas permitidas a los ciudadanos de la naci n opresora, a pesar de que los blancos que est n encarcelados por menor duraci n y con menos frecuencia por similares delitos tambi n experimentan un grado de brutalidad en la c rcel como una forma de opresi n de clase. Somos una poblaci n cautiva y colonizada que nunca ha conocido un grado de libertad desde nuestra estancia en los EE.UU. Consideramos que todos los africanos encarcelados en los EE.UU. como presos pol ticos. Porque el colonialismo priva a un pueblo sometido su acceso a la libre determinaci n la relaci n entre el colonizador y el colonizado es ileg tima, a pesar de los esfuerzos del colonizador para pintar su opresi n en t rminos democr ticos. Esto significa que todos los que violan las leyes coloniales de los EE.UU. est n, de hecho, en violaci n de una relaci n ileg tima que se impuso a todo un pueblo con la punta de una pistola o mediante alguna otra forma de violencia extorsionara. Es esta realidad la que hace que todos los africanos en prisiones de EE.UU. sean presos pol ticos. Adem s de los Africanos presos pol ticos ordinarios, a los que nos referimos como presos pol ticos sin consciencia, las c rceles de EE.UU. est n llenas de presos pol ticos con consciencia, aquellos que han sido encarcelados por actos de resistencia o que, estando en la c rcel fueron sancionados m s por actos de resistencia. Se trata de hombres y mujeres que se est n pudriendo en las celdas de las prisiones, adem s de todos los que est n presos por cargos calumniados tan com n a nuestra experiencia como sujetos coloniales. El uso de la pena de muerte es otra preocupaci n que tenemos que abordar cuando se trata de la cuesti n de los africanos y las prisiones. No es casual que los estados con mayor incidencia de casos de pena de muerte son los que tienen altas concentraciones de africanos y otros pueblos colonizados. La pena de muerte es otra herramienta viciosa de la opresi n de clase que se expresa m s fuertemente contra los sujetos coloniales, sobre todo los africanos. La oposici n a la pena de muerte debe ser un elemento definitorio en nuestro labor de lucha contra las prisiones. Debemos construir una organizaci n de prisiones que se ocupar de los asuntos de los presos pol ticos, as como aquellos otros que se encuentran injustamente encarcelados de acuerdo a la legislaci n colonial, basada en las clases sociales de los EE.UU. Pero igual de importante, tenemos que construir una organizaci n de prisi n que atacar a el sistema penitenciario en su totalidad como un instrumento de opresi n colonial. Nuestro pueblo y el mundo deben ser llevados a comprender que las c rceles en EE.UU. son organizaciones despreciables de brutalidad y de la tortura en masa y que el sistema penitenciario es una industria colonial que mueve miles de millones de d lares y que ha funcionado como est mulo econ mico para la poblaci n blanca durante muchos a os. La organizaci n de prisi n del Partido debe dejar claro que el verdadero crimen es la misma Am rica y no las v ctimas de Am rica que se pudren en los campos de concentraci n coloniales llamados prisiones. Debemos apoyar a todos los esfuerzos no-oportunista para reformar el sistema penitenciario y llevar alivio inmediato a aquellos que est n pudri ndose en sus manillares. Sin embargo, nuestra tarea principal debe ser abrir las puertas de las celdas y liberar a nuestro pueblo de esta forma de terror colonial. Debemos oponernos al sistema penitenciario con todas nuestras fuerzas. Debemos encender el odio del sistema penitenciario en nuestro pueblo que le har imposible al Estado colonial mantener con xito su eficacia contra nuestro pueblo y nuestra lucha. Hay que recordar tambi n que porque la prisi n es una forma altamente concentrada de la lucha de clases y la opresi n nacional, se presta a un logro m s f cil de la conciencia revolucionaria entre sus v ctimas. Las c rceles deben ser reconocidas como bases fundamentales para el reclutamiento en las filas de la Revoluci n, y el trabajo de nuestra organizaci n de prisi n debe tener como su mayor objetivo este reclutamiento. Detr s de los muros de las prisiones esta una poblaci n estacionaria, altamente concentrada de potenciales estudiantes de la revoluci n que deben ser transformados en armas conscientes revolucionarias y anti-coloniales de la resistencia africana. Formalizando el Liderazgo de la Mujer Africana Nuestro partido siempre ha cre do en la igualdad de hombres y mujeres africanos y ha levantado el liderazgo de las mujeres en nuestro Partido y la Revoluci n. Durante a os, nuestra posici n sobre la cuesti n de las mujeres en el Partido y el mundo se ha resumido en nuestra plataforma con estas palabras: Queremos poner fin a la opresi n pol tica y social y a la explotaci n econ mica de las mujeres africanas. Creemos en la absoluta e inequ voca, igualdad pol tica, social y econ mica de las mujeres y los hombres africanos. Creemos que una prueba fundamental del car cter progresista o revolucionario de toda organizaci n, partido, movimiento o de la sociedad es su compromiso, confirmado en la pr ctica, a la destrucci n de la opresi n especial de las mujeres y la elevaci n de la mujer al lugar que le corresponde en igualdad de condiciones y l deres en el movimiento hacia delante del desarrollo de la sociedad humana y como l deres, responsables y forjadores de la historia humana. Nuestro compromiso sobre la cuesti n del papel de la mujer en la sociedad siempre ha sido reflejada en la direcci n de nuestro Partido, donde hist ricamente las mujeres han estado bien representadas y, a veces en la mayor a. Sin embargo, nunca hemos estructurado nuestro partido o nuestro trabajo de manera de garantizar que las preocupaciones y cuestiones fundamentales para el progreso y la protecci n de las mujeres siempre fueran consideradas y avanzadas como un aspecto natural de todo nuestro trabajo. No estoy hablando del feminismo, una filosof a burguesa que avanza un an lisis biol gico que liquida o minimiza los problemas de explotaci n de clase y la opresi n nacional. Somos conscientes de que realmente no hay tal cosa como las mujeres en general, que existe una diferencia enorme entre las mujeres de la naci n opresora esclavista y las mujeres de la naci n oprimida esclavizados. Todos los datos sociales y econ micos disponibles revelan que mientras que hay contradicciones entre los hombres y mujeres de la naci n colonizadora, son contradicciones que se manifiestan en el pedestal de la opresi n de las naciones colonizadas y oprimidas. La verdad es que la naci n opresora puede y resuelve las contradicciones fundamentales entre los hombres y las mujeres de la naci n opresora a expensas de todo el pueblo de la naci n oprimida. La mujer norteamericana si gana el derecho a ocupar lugares destacados en las fuerzas militares de la naci n opresora que actualmente est asesinando a hombres, mujeres y ni os de todo el mundo, especialmente en el Oriente Medio y en las operaciones policiales en los barrios y en las colonias africanas de los EE.UU. Pero las mujeres africanas, que suelen ser las m s afectadas por los ataques a todo nuestro pueblo, est n alcanzando el infierno. Son ellas las que sufren la viciosa humillaci n y la degradaci n asociada a la definici n de todas las mujeres que sufren la dominaci n burguesa. Pero las mujeres africanas tambi n sufren la consecuencia de ser parte de una naci n oprimida que es definida como bestial e inhumana por la clase dominante de la naci n opresora. Adem s, como mujeres de una naci n oprimida de la cual el valor se extrae a costa de la capacidad de la naci n oprimida para producir y reproducir la vida real, las mujeres africanas y las ni as en muchos lugares se ven reducidas a bestias de carga que luchan por la supervivencia de ellas mismas, sus hijos y familias. Mujeres y ni as africanas transportan cargas masivas en la cabeza mientras caminan millas, a veces con la le a que luego tendr n que usar para cocinar para sus familias, es algo com n en el continente. Las mujeres y las ni as llevando cubos de agua en equilibrio sobre los dos extremos de postes a trav s de sus hombros despu s de haber caminado todo el d a para conseguirla, es un espect culo ic nico, consignado a condici n mental inanimada postal que reduce el sentido de brutalidad asociado con el trabajo tan cruel. El xito de la clase dominante blanca y el estado colonial en romper la forma colonialmente impuesta mon gama de la familia se ha traducido en una concentraci n enorme de proyectos de vivienda y otras comunidades con los hogares encabezados por mujeres solteras africanas abandonadas a su suerte para ellas y sus hijos. El programa de Welfare y otras redes sociales de seguridad que ofrecen ayuda para las familias lo hacen con una disposici n seg n la cual no puede haber un hombre en la casa. Esta ayuda del Estado colonial, asistida por el encarcelamiento en masa de los hombres africanos, no s lo lleva a los hogares encabezados por mujeres, pero tambi n montones de contradicciones artificiales entre hombres y mujeres africanos en una situaci n ya precaria. A menudo, mujeres africanas ven a sus hijos secuestrados por agentes directos del Estado burgu s en lugares como los EE.UU., donde los ni os se convierten en mercanc as como hijos adoptivos o los carcelarios menores de edad. O bien, existe el secuestro indirecto, subvencionado por el Estado, de sus hijos por celebridades blancas o agencias cuyas acciones se caracterizan como benevolencia de caridad. A veces los hombres dentro de nuestras comunidades oprimidas tambi n someten a las mujeres africanas a una brutalidad horrible. Las violaciones, palizas e incluso asesinatos de mujeres no son infrecuentes y se consideran con demasiada frecuencia con la aprobaci n machista. Estas son las contradicciones de la violencia horizontal que exigen una respuesta por nuestra parte. Son contradicciones que se derivan de la hip tesis de la burgues a con sede en Europa que las mujeres son propiedad de los hombres. Son contradicciones que son altamente influenciados por la realidad de la propiedad burguesa privada apoyada por una base de los africanos, nosotros mismos, como la propiedad privada primaria o primitiva que dio origen al sistema social capitalista. Son contradicciones que se inflaman y son provocadas por la interrupci n del imperialismo de la vida africana y en el sustituir de las bases sint ticas de la sociedad colonial. Las mujeres africanas tambi n se encuentran encerradas en pr cticas sociales de retroceso que han asumido el peso de la cultura. la mutilaci n genital es una de las m s evidentes de estas pr cticas. Mientras existe el debate sobre si esta pr ctica se introdujo en frica por rabes o otras fuerzas externas, el hecho es que la mutilaci n genital femenina es un m todo brutal utilizado en un intento por garantizar los derechos de herencia masculina mediante la limitaci n de la libertad sexual de las mujeres. Nociones retrocedidas sobre lo que es considerado trabajo de hombres y mujeres tambi n limitan a las mujeres. Mientras que tal diferenciaci n puede haber sido v lida en un momento dado, el hecho es que la tecnolog a ha eliminado gran parte de esta diferencia de trato que a menudo se basa en la fuerza f sica. Hoy en d a, cuando el trabajo se hace por computadoras o con tractores de motor, hay poca justificaci n para tratar de impedir la participaci n de las mujeres de gran parte del proceso de producci n basado en diferencias f sicas. Esto significa que en lugares donde la tecnolog a nos ha sido negada por la dominaci n imperialista, debemos entender que la lucha por la tecnolog a es una parte de la lucha por la emancipaci n de la mujer. Del mismo modo, la tecnolog a que facilita la participaci n de las mujeres creci en la fuerza laboral contribuye a la equiparaci n de hombres y mujeres en la participaci n de mano de obra familiar, anteriormente conocida como trabajo de la mujer. Nuestro Partido debe iniciar una lucha seria contra las deplorables condiciones que sufren las mujeres africanas. Esto incluye las actitudes que afligen a los hombres (y mujeres) que han aceptado en la noci n de que las mujeres no son capaces de liderar o que la medida del valor de un hombre es su capacidad para oprimir a las mujeres. Yo propongo que la Constituci n del Partido sea modificada para crear una comisi n de la mujer como posici n permanente en la direcci n del Partido. Esto se suma a las mujeres que ocupan siempre el liderazgo en el Partido en diferentes capacidades, como ha sido nuestra historia. Esto tambi n es diferente al concepto de liderazgo dual integrado por hombres y mujeres. La responsabilidad de la comisi n de la mujer ser a la representaci n de los intereses de las mujeres africanas. Ser a para organizar a las mujeres para cumplir sus funciones como revolucionarias que ayudar n a determinar el futuro de las mujeres a trav s de su participaci n organizada de plena conciencia, en la definici n y la creaci n de ese futuro. Uno de estos proyectos de esta comisi n ser a la organizaci n de una Organizaci n Nacional de la Mujer Africana (ANWO). ANWO podr a convertirse en el hogar de gran alcance para las mujeres africanas que est n constantemente sometidas a alg n tipo de asalto por un sinn mero de contradicciones propias de las mujeres africanas. ANWO proporcionar a una organizaci n de masas para las mujeres que necesitan hacer frente a su opresi n y explotaci n. Esto permitir a al Partido desarrollar una reserva para la Revoluci n a trav s de ayudar a las mujeres a reconocer las contradicciones universales que enfrenta nuestro pueblo y clase que se encuentran en las contradicciones concretas que enfrentan las mujeres. Resolver el Problema de Reclutamiento Un aspecto del trabajo del partido que se ha caracterizado por su grande ineptitud es el reclutamiento. Siempre hemos aceptado el hecho de que por su definici n como una organizaci n del destacamento de avanzada de nuestra clase, El Partido Socialista del Pueblo Africano no es una organizaci n de masas. Sin embargo, esto no debe significar que no utilicemos todos nuestros medios para aumentar los n meros de nuestro Partido. El hecho de que somos una organizaci n de cuadros no debe utilizarse como una excusa para dejar de reclutar al mayor n mero posible de miembros de calidad a nuestro Partido. La crisis actual del imperialismo ha dado lugar a cada vez mayor n mero de africanos que buscan la pertenencia al Partido y una relaci n con el movimiento bajo nuestra direcci n. Otros que buscar an la pertenencia al Partido, o bien no saben de nuestra existencia, o no saben que pueden ingresar en el Partido. Ambas cosas se deben a defectos que deben corregirse de inmediato. El hecho es que no tenemos una estrategia viable, y din mica para el reclutamiento. Si bien la mayor a de nosotros estamos lamentando la escasez de fuerzas necesarias para asumir el trabajo, no hemos iniciado una estrategia para resolver esta crisis a trav s de traer m s fuerzas al Partido. En cambio, en la mayor a de los casos, se recurre a la sobrecarga de un pu ado de fuerzas experimentadas en su mayor a veteranos y otros, con m s y m s trabajo que tiende a limitar su capacidad para llevar a cabo las tareas a las que se les asigna. Este Congreso debe cambiar esta situaci n. Tenemos que hacer la contrataci n una parte tan importante y organizada del trabajo como cualquier otra responsabilidad. Un intento para garantizar que la contrataci n sigua siendo un enfoque para el Partido ha sido colocarla en nuestra Agenda Norma del Partido de modo que en cada reuni n tengamos que lidiar con este problema. Debemos mantener la contrataci n como tema del programa para nuestras reuniones regulares, pero su colocaci n debe ser cambiada para reflejar la gravedad de la cuesti n. En la actualidad la contrataci n es el ltimo elemento de la agenda. Esto significa que a menudo, si las reuniones duran mucho tiempo, la cuesti n de la contrataci n se presenta, mientras que otras veces no es m s que obedientemente tocada sin mucha premeditaci n. Sugiero que la cuesti n de la contrataci n se colocar en un lugar destacado en nuestra agenda, bajo el t tulo de Las m s importantes Campa as Generales del Partido. Esto significa que cada organizaci n del Partido en todos los niveles est obligado a desarrollar Planes de Acci n para la contrataci n en el Partido y el movimiento dondequiera que se encuentren. La colocaci n de la contrataci n en la agenda tambi n exige un debate a fondo de la cuesti n en lugar de la atenci n superficial, que recibe hoy. A pesar de que demandamos un enfoque cient fico a todas las otras preguntas, no hacemos lo necesario para hacerlo con la contrataci n. Esto es cierto a pesar del grito recurrente de muchos de nuestros l deres y comit s de muy pocas personas para hacer el trabajo. La crisis de muy pocas personas para dar cabida al creciente nivel y la complejidad de nuestro trabajo no es algo que reciba la atenci n apropiada por el Partido y los dirigentes del movimiento. Esto tiene que cambiar. Se debe cambiar porque es necesario para nuestro trabajo y debe cambiar porque la crisis del imperialismo se expresa en parte por el creciente n mero de personas, africanas y de otros Pueblos, que se acercan a nosotros con el deseo de unirse a nuestro partido y / o movimiento. A lo largo de los EE.UU. y gran parte del mundo, los africanos est n en un permanente estado de resistencia. Esto es especialmente cierto de los j venes africanos, cuya misma postura es de resistencia. La forma rebelde en que usan su ropa, su postura de desaf o perenne uniforme y la oposici n a las diversas formas y niveles de autoridad burguesa, especialmente en el sistema escolar - todo esto representa primas, pol ticamente limitada y a veces ciega resistencia. Casi todo lo que los j venes africanos hacen huele a resistencia a la autoridad colonial. Es tarea de la Revoluci n, del Partido, aprovechar esta resistencia y proporcionar el liderazgo que va a transformar esta resistencia en un arma poderosa y significativa en nuestro arsenal. Esto significa que tenemos que hacer el trabajo cr tico a la contrataci n de este componente de la poblaci n en la vida pol tica revolucionaria. Por supuesto, la oportuna elaboraci n y distribuci n de The Burning Spear que lleva en sus p ginas el trabajo que refleja la realidad y las contradicciones que enfrentan los j venes africanos, nos ayudar a hacer esto. Adem s, tenemos que desarrollar un m todo sist mico de utilizar otras formas de comunicaci n y la difusi n de la informaci n que son populares entre nuestros j venes cada vez m s familiarizados con la tecnolog a. Nuestro departamento de Agitaci n y Propaganda ha iniciado este proceso, pero es algo que debe ser asumido con entusiasmo y la misma seriedad a la importancia de la tarea. Nuestro objetivo es reclutar a los mejores hijos e hijas de frica en nuestro Partido. Tenemos que contratar a todos los que tienen la capacidad de tomar una posici n significativa en el lado derecho de la historia dentro nuestro movimiento. Nuestra presencia en nuestro Partido y movimiento es testimonio de nuestros puntos de vista sobre el Partido y el Movimiento Uhuru como el veh culo correcto a trav s del cual nuestra libertad puede ser conquistada. Por qu entonces, habr amos de dudar de ganar a nuestros amigos y familiares para nuestro Partido y movimiento? Por qu no contratar a esos compa eros y hermanos y hermanas que tambi n demuestran buen sentido pol tico - aquellos con los que trabajamos con los comit s de masa o de varios proyectos - en el Partido y el movimiento? Tambi n estamos frente a qu hacer con los contactos que hacemos que resultan en inter s por nuestro Partido o movimiento. Sistemas y procesos deben ser desarrollados, que se traducir en seguimiento humano con cada contacto y investigaci n. Esto no significa que todos ellos se traducir n en la contrataci n. Obviamente muchos no lo ser n. El hecho de que vivimos en un mundo tecnol gico que permite mucha discusi n y requiere poca o ninguna acci n significa que muchos de los contactos ser n personas que simplemente quieren unirse a otro grupo de discusi n que explica el mundo sin ninguna responsabilidad para cambiarlo. Sin embargo, habr algunos, quiz muchos, que van a ser serios en su deseo de unirse a nuestro Partido precisamente porque representa la continuaci n de una trayectoria hist rica revolucionaria en un nivel superior que es exigido por estos tiempos. Tenemos que desarrollar procesos de organizaci n que les abrir las puertas a estos compa eros. Yo estoy proponiendo que la Constituci n enmendada de nuestro Partido incluya una oficina con la exclusiva responsabilidad de supervisar el reclutamiento en nuestro Partido y movimiento como su responsabilidad permanente. Esta oficina desarrollar planes de acci n para una estrategia de reclutamiento que ser la responsabilidad de todo el partido, esto significa que metas mensurables siempre acompa aran a la cuesti n de reclutamiento, que el reclutamiento no es s lo una idea organizativa de ltimo momento que nos preocupa s lo cuando la necesidad de tener otro cuerpo para asumir nuestras crecientes tareas. Es cierto que las personas son los responsables reales de hacer la historia. El Pueblo hace la historia en general y los Pueblos deben tener la oportunidad de hacer historia a trav s de nuestro Partido, el instrumento de organizaci n que es el arma principal para el progreso humano. Hay que abrir las puertas y dejar que el Pueblo entre. Esta llamada a reclutar no debe tomarse como un llamado al oportunismo de organizaci n, para estrangular al Partido y nuestro movimiento con indeseables con el fin de poder contar con m s gente en nuestras filas. Es un llamado para lograr una mayor responsabilidad en nuestro Partido y filas para ganar y permitir la participaci n de las masas de personas en nuestra Revoluci n que son cada vez m s conscientes de la necesidad de una transformaci n revolucionaria, a veces por nuestro trabajo. La Contabilidad y el Centralismo Democr tico En casi todos los frentes, al menos en cuatro continentes, el Partido est en serio movimiento estrat gico, para la emancipaci n de los africanos y las masas del mundo que sufren de la explotaci n capitalista-imperialista y la opresi n. Estamos construyendo en frica occidental y oriental y estamos contemplando una organizaci n en el sur de frica. Hemos iniciado una organizaci n incipiente en Am rica del Sur y cada d a ganamos m s personas a la lucha y organizaci n contra el imperialismo en Am rica del Norte. Este es el testimonio del alcance y la intensidad de la labor de nuestro Partido para destruir la dominaci n imperialista de nuestro Pueblo y para promover los intereses de todas las masas trabajadoras en el logro de la genuina democracia socialista. Ahora estamos luchando por una mejor rendici n de cuentas, por la dedicada adhesi n al principio del centralismo democr tico, el principio fundamental de organizaci n del Partido. Estamos luchando por obtener mejor y m s eficaces maneras de mantener a toda la organizaci n responsable ante el Partido y la Revoluci n. Esta es una funci n de este Congreso, y la tardanza de nuestro Quinto Congreso da mayor urgencia a esta cuesti n, sobre todo en la faz de la profundizaci n de la crisis del imperialismo y el crecimiento de las actividades del Partido en este per odo. Nuestro Quinto Congreso debe servir para que todo el Partido y movimiento tenga una mayor comprensi n de d nde estamos como Partido y movimiento. Este es un requisito b sico para la participaci n democr tica dentro de nuestro partido y movimiento. Este es un requisito para la celebraci n de toda la organizaci n, incluyendo sus dirigentes, para hacerlos responsables de la organizaci n y responsables de todo el programa del Partido y de la actividad y comportamiento de sus miembros. En consonancia con la necesidad de una mayor rendici n de cuentas, he dirigido a los miembros del Comit Central del Partido, incluido el Bur Pol tico, para escribir planes de acci n para definir su trabajo y oficinas y para establecer directrices cuantificables y plazos para juzgar su realizaci n. Estas son evoluciones importantes, especialmente necesarias para estos tiempos de crisis para el imperialismo y el crecimiento en la responsabilidad y membres a de nuestro Partido y movimiento. Durante el a o pasado, la Oficina de la Presidencia ha estado trabajando a una velocidad vertiginosa para implementar los cambios que sean consistentes con la tendencia hacia una mayor rendici n de cuentas y la adhesi n a los principios estructurales del centralismo democr tico. Central a esto ha sido la creaci n de un Plan de Acci n para el desarrollo de la Oficina de la propia Presidencia. Esto es absolutamente necesario para las tareas administrativas necesarias para dirigir una organizaci n tan importante y compleja con un crecimiento cada vez m s r pido como nuestro Partido. Aunque todav a hay puestos que deben cubrirse en la Oficina de la Presidencia, ha habido mucho progreso en la implementaci n de nuestro Plan de Acci n. En la actualidad existe un auxiliar administrativo a la Presidencia y un Jefe de Estado Mayor que han contribuido a una mayor eficiencia y productividad de la oficina que nunca hab a disfrutado. Junto con el Presidente estos compa eros est n activamente involucrados en ayudar a localizar y vetar personal para las posiciones vacantes. Nuestro partido nunca le ha prestado la debida atenci n a este aspecto de nuestro trabajo que puede parecer no tener importancia y ser ordinario, pero es necesario si tomamos en serio la incautaci n y la ejecuci n del poder de gobernar. Nuestra preparaci n hoy en d a es lo que nos puede diferenciar de las numerosas organizaciones del pasado que no pudieron hacer la transici n de militantes y revolucionarios a jefes y oficiales del estado. Nuestro xito en la construcci n de una capacidad de gobernar dentro de nuestra organizaci n hoy garantizar nuestro xito en gobernar nuestro Estado unido, liberado, socialista ma ana. Con los Planes de Acci n para las distintas oficinas y departamentos del Partido estamos empleando m todos de la burgues a para que nuestro Partido y Revoluci n funcione mejor que la burgues a utilizando sus propios m todos. El Departamento del Partido de Agitaci n y Propaganda a Hecho Grandes Saltos Uno de los acontecimientos m s importantes del Partido ha sido el trabajo en el Departamento de Agitaci n y Propaganda. Este es un departamento del Partido que sufre inmensamente de muy pocos cuadros y varias contradicciones organizacionales diferentes. A pesar de estas deficiencias, que incluyen la publicaci n infrecuente de nuestra revista impresa pol tica, The Burning Spear, Agitprop ha dado pasos incre bles en otras reas. Esto incluye nuestra publicaci n de noticias de Internet, Uhurunews.com, que tambi n sirve como una edici n en l nea de The Burning Spear. Un xito de Agitprop es el establecimiento de Uhururadio.com, una estaci n de radio por Internet. Juntas, estas instituciones de propaganda llegan a miles de personas en todo el mundo cada mes. En el 2009, nuestros medios por Internet- Uhurunews.com y Uhururadio.com- llegaron a casi 90 mil personas en todo el mundo y nuestra capacidad crece cada d a m s. A trav s de Uhurunews.com y Uhururadio.com los puntos de vista de nuestro Partido pueden ser conocidos en todo Estados Unidos, Inglaterra o Reino Unido, Sud frica, Canad , Francia, Espa a, India, Suiza, Nigeria, Kenia, Sierra Le n, Tanzania y virtualmente toda frica. La visi n del partido es le da y escuchada en Grecia, Austria, Portugal, Yemen, Hungr a, Trinidad y Tobago, y en todo el Caribe as como en Rumania, Eslovenia, Pakist n, China y Myanmar, por ejemplo. A trav s del trabajo de Agitprop el Partido est luchando exitosamente para acabar con el aislamiento de nuestra lucha por la liberaci n, la unificaci n y el socialismo y demostrando la relaci n de estas luchas, a las luchas de los pueblos oprimidos del mundo que tambi n est n luchando. Este trabajo importante de Agitprop tambi n nos ayuda a desarrollar una unidad pr ctica entre las luchas del pueblo africano en diferentes partes del mundo. Esto tambi n nos ayuda a estar mucho m s que de acuerdo con la noci n popular, gracias a la burgues a y sus grandes medios de comunicaci n, de que no hay una explicaci n coherente para una lucha en contra de las condiciones de la existencia Africana que las convenencieras explicaciones ofrecidas por nuestros opresores. A pesar de que siempre hay lugar para mejorar y estamos actualmente trabajando en desarrollar nuestra programaci n, Uhururadio.com actualmente transmite desde el interior de Estados Unidos, Canad e Inglaterra. (Nuestras transmisiones de Sud frica ha sido temporalmente suspendida debido al oportunismo y las diferencias ideol gicas con el conductor del programa Pan-Africano). Tenemos un programa en franc s y estamos en el proceso de crear programaciones en otros idiomas, especialmente pero no limitadas a idiomas ind genas de frica. La crisis del imperialismo est llevando a la clase gobernante blanca ir hacia escalas mayores para controlar la producci n y distribuci n de informaci n. De esta manera, los imperialistas asumen que pueden mantener a las personas en un estado permanente de complacencia desinformada. Sin embargo, una consecuencia de la escandalosa fabricaci n de informaci n y opini n por parte de los medios de comunicaci n burgueses, es que cada vez m s y m s personas se est n volcando hacia otras fuentes en busca de informaci n, algunos de los cuales permiten a las personas participar en la producci n de informaci n y la distribuci n de ideas independientes de la burgues a. Esto est contribuyendo al declive de los medios de comunicaci n de la burgues a. Los peri dicos burgueses est n cerrando y otros medios est n en un constante estado de declive. A pesar de que los eruditos burgueses hablan de este fen meno como algo nuevo, esta no es la primera vez que esto ha ocurrido. Durante los tiempos lgidos de la Revoluci n Negra de los 60 s, la Naci n del Islam ten a en Estados Unidos una cifra de distribuci n semanal de un mill n de peri dicos y el Partido de los Pantera Negra, m s de 250 mil peri dicos. Nuestro peri dico tambi n public varios miles de peri dicos al mes. Peri dicos alternativos en su mayor a radicales, se propagaron como un incendio en todo Estados Unidos, mientras cada vez m s personas se alienaron de los mercaderes de la guerra, la burgues a antidemocr tica y sus puntos de vista, y desconfiaron su informaci n y opiniones. Esto tuvo un tremendo impacto sobre sus medios burgueses, oblig ndolos a publicar informaci n que aproximara una explicaci n de la realidad que las personas estaban descubriendo por s mismas. Las publicaciones burguesas se fueron a los extremos para copiar los formatos de los medios radicales independientes en sus esfuerzos por recuperar influencia. Eventualmente tom la derrota de la Revoluci n Africana de los 60 s y la capitulaci n resultante de la mayor a de la izquierda norteamericana para que la burgues a pudiera temporalmente recuperar parte de su terreno perdido. Sin embargo, se ha comprobado que esta fue una victoria hueca para la clase gobernante blanca ya que actualmente hay una gran desconfianza hacia la habilidad y la voluntad de la burgues a para explicar la realidad experimentada por la gente y los pueblos en estos momentos de gran crisis imperialista. El crecimiento de la tecnolog a s lo ha facilitado la habilidad de las personas para buscar otros medios de procurar, producir y distribuir informaci n e ideas. Adem s, los medios burgueses han determinado desde hace tiempo no permitir a la Revoluci n Africana o a las diversas luchas de los pueblos, liberarse ellos mismos del dominio imperialista para expresarse ellas mimas a trav s de sus propios medios. Para nosotros en el Partido Socialista del Pueblo Africano este intento por parte de los imperialistas para sacarnos de la vista p blica ha demostrado la realidad de que el imperialismo contiene dentro de s mismo el germen de su propia destrucci n. En lugar de doblar nuestra casa de campa a y escondernos en la obscuridad debido a la falta de voluntad de los medios burgueses para cooperar con nosotros, nos hemos embarcado en un proceso de construir nuestros propios medios de comunicaci n que nos permitan comunicarnos directamente con nuestra clase, con nuestro pueblo y el mundo. Adicionalmente, a pesar de que nuestro medios resultan peque os en comparaci n con los de la clase gobernante blanca, los suyos al igual que el mismo imperialismo, se encuentran en un estado de declive mientras que nuestros medios siguen creciendo en capacidad e influencia. Nuestro principal trabajo con Agitprop es desarrollar una oficina. Ha estado cr nicamente funcionando con poco personal y no estamos usando las fuerzas disponibles de la manera m s eficiente. Tambi n tenemos que mejorar la poco desarrollada capacidad de creaci n de recursos de Agitprop. Y algo m s importante, tenemos que reestablecer la publicaci n regular de nuestro buque bandera, nuestra gaceta impresa, The Burning Spear. Esta publicaci n es una invaluable herramienta ideol gica y de organizaci n pol tica. Permite a las masas leer sobre ellas mismas en lucha y enterarse c mo otras personas en situaciones similares enfrentan las contradicciones. Contribuye a nuestra eficiencia organizativa y su valor de propaganda incluye la confianza que da a nuestro pueblo oprimido el ver a nuestros luchadores de clase siempre involucrados pol ticamente en todas nuestras comunidades con la Lanza Ardiente (The Burning Spear), voz de la Revoluci n Internacional Africana. Sin embargo, nada es tan importante como el papel de la Lanza Ardiente en definir el trabajo cotidiano de todos nuestros cuadros de rango y de filas. Cada miembro de rango y de fila del Partido as como nuestras organizaciones de masas deben de estar constantemente comprometidas en la distribuci n del Burning Spear. Este es el contacto m s importante y consistente entre el Partido y el pueblo. Nunca hay un tiempo en el que no hay algo que hacer para un cuadro mientras el diario est disponible para distribuci n. La circulaci n del peri dico nos ayuda al reclutamiento. Las fuerzas reclutadas al movimiento a trav s de la Lanza Ardiente ya vienen preparadas para hacer el trabajo pol tico de la distribuci n del peri dico. En otras palabras, esta publicaci n contribuye a nuestra habilidad para reclutar activistas, individuos que a trav s del ejemplo se espera hagan el trabajo pol tico. De manera importante, Agitprop ha adquirido un editor para The Burning Spear. Esta tarea ha sido asumida por un veterano de nuestro partido quien hab a tenido la posici n de editor en los 80 s y ahora ha regresado a ese puesto con gran entusiasmo. Esto da al partido y a Agitprop el liderazgo espec fico a la tarea de producir La Lanza, constantemente luchando por tener una alta calidad y exigiendo a los cuadros del Partido mantener un alto nivel de participaci n con el peri dico- como escritores, lectores, y distribuidores. Adem s del editor, La Lanza ha comenzado a llenar su estructura de producci n creciendo a n m s eficiente hacia la consolidaci n de una publicaci n m s frecuente y m s confiable. Otro ejemplo de la gran significancia de Agitprop y el crecimiento del trabajo del Partido es el hecho del planeado lanzamiento del Partido Socialista del Pueblo Africano de Sierra Le n en noviembre del 2009, Uhuru Radio de Sierra Le n, una estaci n en FM, tambi n estaba programada para comenzar sus transmisiones bajo los auspicios de Agitprop. La estaci n de radio no fue lanzada en el 2009 debido a una demora por parte de las autoridades para asignarles una frecuencia pero ciertamente esperamos que la estaci n est operando al momento de este congreso, a pesar de que nuestros camaradas en Sierra Le n han estado bajo intensa presi n por parte del gobierno neo-colonial en el poder, desde el anuncio hecho por le Partido sobre su presencia en ese lugar. Nos estamos reuniendo en nuestro Quinto Congreso en un momento en que el imperialismo en general y el imperialismo de Estados Unidos, el actual l der del mundo imperialista, en particular, est experimentando grandes dificultades. Esta profunda crisis es el resultado de la inexorable determinaci n de los pueblos oprimidos del mundo de ganar nuestra libertad, soberan a y un total control de nuestro trabajo y recursos para nuestro propio uso y beneficio. El Quinto Congreso de nuestro Partido es una declaraci n de nuestro firme compromiso a la liberaci n y la unificaci n de frica y la dispersada naci n africana, y de llevar a cabo nuestra responsabilidad en el movimiento mundial de los pueblos y pa ses por su liberaci n, paz y socialismo. El Desarrollo de Cuadros y Liderazgo Son la Clave M s que nada, tenemos que dar la m s grande significancia posible a la tarea del desarrollo de cuadros del Partido. Por esto, no queremos decir simplemente llenar los rangos del Partido con nuevas fuerzas o tener clases est riles de educaci n pol tica que simplemente van a permitirles memorizar textos que puedan ser desechados ante una orden. Queremos decir que los miembros de nuestro Partido tienen que ser preparados para dirigir. En t rminos pr cticos esto ciertamente quiere decir que ellos tienen que ser capaces de dirigir las reas particulares de trabajo por los que ellos pudieran hacerse responsables. Sus l deres deben darles un entendimiento completo de este trabajo. Pero ellos tambi n tienen que ser capaces de dirigir a las masas en general - en sus comunidades y en sus universidades, en las prisiones y en sus lugares de trabajo. Ellos deben ser ganados para un amor a la Revoluci n y para un eterno amor por el Partido que es el instrumento a trav s del cual la Revoluci n ser perseguida y ganada. Este profundo respeto y amor al Partido es una absoluta necesidad para nuestros cuadros en este periodo. Los cuadros del Partido tienen que ser capaces de reconocer los programas, compromisos, estrategia y luchas del Partido como suyos. Ellos tienen que ver las contradicciones as como las victorias del Partido, como suyas. Esto significa que el subjetivismo y el oportunismo, tendencias que colocan los intereses individuales al frente, no tienen cabida en los cuadros del Partido. Lo mismo es verdad para el aventurerismo y otras formas de individualismo que sustituye la significancia personal por encima de la significancia del Partido y nuestra misi n colectiva. Los individuos que muestren tendencias subjetivas podr n trabajar en organizaciones de masas bajo el liderazgo del Partido y hasta pueden incluso estar en los rangos del partido mismo pero no pueden ser considerados cuadros del partido sin importar la escasez de fuerzas que pudi ramos estar enfrentando en un determinado momento. No importa que tan grandes o genuinos sean los problemas o la significancia de los individuos, no se les puede permitir socavar la responsabilidad de colocar primero los intereses de la Revoluci n y el Partido, por sobre todas las cosas. Esto significa que dentro de nuestro Partido todos nuestros miembros deben aspirar a convertirse en cuadros. A los cuadros se debe ense ar que el Partido es todo, sin el cual el pueblo ser a dejado con otros 500 a os de miseria, si es que debemos sobrevivir las desesperadas agresiones de este imperialismo en crisis. Si es que va a haber independencia, unificaci n y socialismo en nuestro tiempo es porque nuestro Partido profundamente unido en nuestra misi n, logra el xito. Esto no puede suceder con una organizaci n de aprovechados, miembros individualistas incapaces de ver m s all de su propio dolor (real o percibido). Nuestros cuadros reconocen el valor del centralismo democr tico como principal principio organizativo del Partido. Ellos reconocen por qu esto es as y c mo es que esto refleja el hecho de que somos una organizaci n de unidad, de voluntad y acci n, algo que es absolutamente necesario para hacer la revoluci n que acabar la miseria de nuestro pueblo. Nuestros cuadros entienden que entrar a las filas de nuestro glorioso Partido es someterse a su dictado, hacer la voluntad de nuestro Partido nuestro propio deseo en oposici n a la tendencia de intentar hacer nuestra propia voluntad el dictado del partido, como ha sido ocasionalmente demostrado por algunos miembros del Partido, tanto del pasado como del presente. Los cuadros deben ser educados en la historia de nuestro Partido que batall durante d cadas de luchas y sostuvo los principios revolucionarios mientras que todos a nuestro alrededor abandonaron el campo de batalla de cara a nuestro enemigo imperialista. Ellos no solo tienen que saber la historia en t rminos de fechas y lugares de lucha sino que los cuadros tienen que familiarizarse con las t cticas y estrategias empleadas por el Partido durante varios periodos y en diferentes luchas. Esto los armar con un banco de experiencia de la que pueden echar mano cuando enfrenten circunstancias similares. Nuestros cuadros tambi n deben conocer la historia de nuestro partido a como es representada por la ejemplares posiciones de varios camaradas quienes han atravesado sacrificios incluyendo el distanciamiento de sus amistades y familia as como encarcelamientos, golpizas, bombazos y otros atentados en sus vidas. La historia deber a incluir los ejemplos de aquellos camaradas que han viajado por Estados Unidos y el mundo para organizar la resistencia africana bajo las circunstancias m s dif ciles Deber ser una historia que ayude a templar a los cuadros para enfrentar las dificultades y las victorias que est n por venir. A nuestros cuadros se les debe ense ar el Internacionalismo Africano. Ellos deben estudiar los documentos cr ticos te ricos de nuestro partido, especialmente aquellos desarrollados para explicar el mundo como si estuvi ramos involucrados en la lucha para cambiarlo. Obviamente, esto incluir a textos como la Constituci n del Partido Socialista del Pueblo Africano y los Reportes Pol ticos presentados en el Primero, Segundo, Tercero, Cuarto y este Quinto Congreso. Tambi n debemos estudiar Las dial cticas de la Revoluci n Negra y Cr tica Pol tica y Econ mica del Imperialismo y Oportunismo Imperialista . Los reportes a las convenciones del InPDUM as como los documentos principales ASI, deben ser estudiados. Obviamente, estos no son los nicos materiales que deben ser usados para el estudio. Otros textos incluyen escritos sobre econom a pol tica y materialismo hist rico y dial ctico. Tambi n incluyen materiales que ense an a los cuadros c mo ser parte de una organizaci n de este tipo, basada en principios de disciplina revolucionaria. Sin embargo, debemos recordar que la mejor escuela para el desarrollo de cuadros es la lucha real y pr ctica. De otra manera, estamos creando fuerzas que son incapaces de utilizar cualquier cosa que hayan aprendido. Seguimos siendo guiados por el entendimiento de que la pr ctica es primero y que ella proporciona la nica prueba significativa de la teor a. Nuestros l deres tienen que organizar su trabajo para dar cabida a la lucha por el desarrollo de nuestros cuadros. Cada comit y departamento de liderazgo, debe desempe ar su papel. Desde luego, hago un llamado a nuestros l deres del partido locales y regionales para presentar planes de acci n para el desarrollo de cuadros en sus reas de responsabilidades. Esto tambi n es necesario para nuestras organizaciones de masas, tambi n para InPDUM y AAPDUM. Obviamente, la principal organizaci n para llevar a cabo esta tarea de desarrollo de cuadros es en este momento Agitprop. Esto es algo en lo que Agirprop est trabajando ahora pero debe ser tomado con una mayor urgencia. Creo que los desarrollos recientes en Agitprop le da la posibilidad de desarrollar r pidamente un Plan de Acci n para el desarrollo de cuadros y estoy pidiendo que esto suceda de manera expedita. Igualmente, el importante papel de las organizaciones del partido en el asunto del desarrollo de cuadros, no debe ser sobrestimado ya que son las organizaciones del partido las que tienen la m s grande posibilidad de combinar teor a y pr ctica. El Partido est organizado en comit s que le da una divisi n del trabajo que le da la posibilidad de una mayor eficiencia, pero esto solo sucede si los diversos comit s y departamentos asumen completa responsabilidad de sus reas de trabajo. La divisi n del trabajo estructural permite al Partido predecir el xito de todo el Partido a partir del papel de sus partes de liderazgo que lo componen. Por lo tanto, si se hacen planes para el Partido y uno o m s de sus componentes, su divisi n del trabajo, no lleva a cabo su responsabilidad de manera entusiasta y exitosa, el plan entero puede ser socavado. Ahora m s que nunca el Partido tiene que tener l deres que sean capaces de resolver problemas a partir de una visi n del futuro. No se requiere detallar cada posible eventualidad para los l deres de reas espec ficas dentro de la estructura del partido. Ellos deben ser los expertos en estas reas y conocerlas mejor que cualquiera. Ellos deben anticipar problemas y planear para los xitos a n cuando nadie m s en el Partido se est concentrando en su rea de trabajo. Si nos movemos correctamente en este periodo, si hacemos nuestro trabajo de construir cuadros y organizar a los miembros del partido, poniendo nuestro peri dico en las manos de las masas, ayudar a reclutar nuevos miembros en nuestras filas para ayudar con las tareas que enfrentan muchos de nuestros comit s. Sin embargo, no podemos continuar usando la excusa de que tenemos muy pocas fuerzas en nuestros comit s de liderazgo. Esta es simplemente una de las tareas que tiene que ser resuelta por los l deres que encabezan los comit s. De lo contrario, siempre estaremos justificando nuestros fracasos de que no tenemos gente que haga el trabajo cuando en realidad la ausencia de estas fuerzas deber a de informarnos sobre otro aspecto cr tico del trabajo que se tiene que hacer. Este escrito ha explicado algunos de los requerimientos del desarrollo de cuadros. Sin embargo, quiero agregar al contexto de esta discusi n al recordarnos que nuestros cuadros son la fuerza principal a trav s de la cual buscamos capturar y ejercer el poder. Ellos son las fuerzas a trav s de las cuales queremos organizar el gobierno revolucionario nacional democr tico y dirigir y disputar el poder en cada frente. Nuestros cuadros ser n la base de todo nuestro trabajo de masas, especialmente en InPDUM y tambi n en el AAPEP y las organizaciones de masas que a n no han sido construidas y a trav s de las cuales ser expresado el liderazgo del partido. Nuestros cuadros tienen que ser capaces de encontrar la l nea a seguir y cuando sea necesario, crear la organizaci n que incrementar la influencia del Partido, m s all de nuestras filas. Agitprop tambi n debe contribuir a generar una sed por el conocimiento entre nuestras filas. Debe ayudarnos a crear nuestros propios intelectuales de la clase trabajadora. Debe reestablecer una cultura de constante estudio pol tico. Agitprop tambi n debe equipar a los cuadros del partido con la educaci n pol tica y las habilidades t cnicas para hacerlos capaces y valiosos no solamente para nuestro trabajo general del partido sino tambi n para las masas que queremos organizar o que podr an estar ya en un proceso organizativo. La Oficina de Desarrollo Econ mico Construye una Cultura de Autosuficiencia Lo mismo aplica para nuestra oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico. Este departamento no solamente debe crear programas de desarrollo econ mico reales para todo el Partido sino que tiene que anticipar gastos nuevos y tener planes para cumplir con los requisitos presupuestarios de todo el partido y sus diversos programas. Esta oficina tambi n tiene que participar en ayudar a desarrollar programas de desarrollo econ mico competitivos que beneficien a las masas y ayudar a atraerlos al partido. Es quiz aqu donde los ejemplos de Marcus Garvey y el UNIA tienen un mayor significado. Una diferencia entre Garvey y los Pan-africanistas que nacieron en oposici n a l y al UNIA es que el movimiento de Garvey anticip el neocolonialismo. A diferencia de W. E. B. Dubois, autor del esquema del D cimo Talentoso que permitir a al m s educado de la poblaci n africana colonizada representar al imperialismo como nuestros gobiernos indirectos, Garvey estableci un camino de la autodeterminaci n africana y la autosuficiencia econ mica. Las diversas empresas econ micas de Garvey y la UNIA fueron dise adas para levantar frica y al pueblo africano a nuestra estatura. Fueron empresas basadas en la asunci n de que frica puede convertirse en un poder econ mico en el mundo. Este es el ejemplo que debemos tener en mente en nuestra Oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico. El desarrollo de nuestras oficinas l deres de nuestro Partido como instrumentos incipientes a trav s de los cuales ejercemos el poder para gobernar debe significar que esta no es simplemente una oficina que pueda estar satisfecha con tocar la campana o revolver el agua. No puede ser una oficina caracterizada por retener el fuerte. La Oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico debe ser audaz en su visi n y competente en su siempre expansiva capacidad. Esta es la oficina que debe convertirse en experta para anticipar la emergencia de una econom a africana independiente creciendo como resultado de un proceso y de los programas de nuestro partido que se est n desarrollando ahora como instrumentos de un poder econ mico internacional que es dual y que a la vez est en oposici n. La peque a burgues a africana donde se encuentra la mayor a de nuestra la experiencia que requerimos para este tipo de desarrollo, no se encuentra accesible a nosotros en este momento. Tambi n es verdad que sin una transformaci n ideol gica la experiencia adquirida a trav s de las instituciones imperialistas no ser inmediatamente til para nosotros. Sin embargo, esto cambiar . El consciente trabajo por parte de la Oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico resultar en el desarrollo de la experiencia necesaria entre nuestras filas; el crecimiento de nuestro partido y el movimiento bajo su influencia va a provocar un suicidio de clase por parte de elementos de la peque a burgues a africana con tales reas de especializaci n. Ellos abandonar n los intereses de la peque a burgues a, la cual es una fuerza social falleciente y van a adoptar los intereses de la clase trabajadora africana como propios. La Oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico debe reestablecer la cultura de autosuficiencia entre los rangos de nuestro partido y mostrar al Partido la manera de estar constantemente en el proceso de generaci n de recursos como una forma de pr ctica de manera regular y consistente. A las organizaciones del partido se les debe ense ar los principios de rendici n de cuentas financieras y seguridad de recursos. Sin embargo, una de las tareas m s importantes de esta oficina es desarrollar un programa que tambi n ense e estas cosas a los cuadros del Partido. Esto no se debe a que todos los cuadros estar n involucrados en finanzas y desarrollo econ mico sino porque queremos que cada cuadro tenga un conocimiento b sico que los haga capaces de funcionar en varias organizaciones de masas de la gente que est en esta lucha para ganar influencia y obtenci n de poder. Algunas de estas tareas asignadas a Agitprop y la Oficina de Finanzas y Desarrollo Econ mico tendr n que ser tomadas en escuelas especiales establecidas para este prop sito. Sin embargo, es urgente que sean tomadas. En este tipo de escuelas tambi n deben ser incluidas clases sobre c mo conducir reuniones de manera exitosa as como otros asuntos necesarios para los cuadros que tienen la responsabilidad de extender la influencia del Partido y ganar una mayor participaci n de las masas en la vida pol tica anti-imperialista. Camaradas, nuestro tiempo es muy corto para dar un an lisis completo de nuestra actual situaci n y todas las necesidades de nuestro partido. Sin embargo, tiene que quedar claro que el nuestro es un partido con una inigualable historia en la lucha en contra del imperialismo y por la liberaci n y unificaci n de frica y la naci n africana dispersada por todo el mundo. Esta es una historia que debe ser abrazada personalmente por cada miembro de nuestro Partido y nuestro movimiento entero. El an lisis que aqu presentamos es uno nacido del punto de vista de nuestro Partido. Es presentado aqu para que ustedes lo eval en. Estoy convencido de que la unidad con este documento y una vigorosa lucha para implementar sus recomendaciones ganar victorias m s grandes para nosotros y nos llevar m s cerca a la liberaci n. Izwe Lethu i Afrika! Una sola Africa! Una Naci n! Hasta la Victoria! Full Story

videoVideo

radioAudio from UhuruRadio.com

(Click a link to play audio in your browser.)

Uhuru Call to Action

Sponsored Promotions